La Bambola
27.07.2009

Alameda – Nostalgia: érase una vez…

por admin

A veces quiero que el tiempo se pare. A veces me gustaría retroceder, rehacer cosas. No crecer. Huir de responsabilidades. Volver a sentir olores, sabores, primeras veces. Quiero una Alameda como la de antes, con un círculo feo, con un punto de encuentro sin barra ni camareros. Alameda- Nostalgia es más que un grupo de fotos, son parte de los recuerdos de un grupo de gente que una vez se quisieron mucho.

Me gusta el pasado porque no siempre excluye al presente. Como en este caso, esta oda a tiempos universitarios no llega a desbancar mi vida actual. Son momentos diferentes. No caigamos en la simpleza de comparar.

Para mí ha sido/está siendo un curso y un año nostálgico. Más de lo normal. Y para colmo llega Sofía y publica unas fotos (de un precoz Julio Albarrán, la mayoría) que hacen que mi cerebro se active y empiece un claro ejercicio de memoria sensorial.

En esa época ya habíamos vivido grandes momentos que nos han hecho fuertes. Pero sin duda ese año lo marcaron las despedidas. Se nos iban grandes amigos. Yo personalmente me cagaba en las becas Erasmus.

Uno de los deseos que anhelaba con más ímpetu por aquel entonces era vivir sola. Mejor aún: vivir en uno de los pisos de mis amigos de la FCom. Probablemente fue en aquella época cuando me sentí más libre. Mi única atadura era tener hora de llegada y estar lejos de mi mundo.

Pero aquella época también tenía su fin y las fotos que nos regala Preescolar reflejan que algo estaba cambiando. Todo se movía, último año de carrera para algunos, viajes a Europa de otros tantos, comienzos de historias y de cuentos…

Al ver estas imágenes (no las he mirado ni una ni dos veces) me doy cuenta de que, al menos yo, era alguien más puro. ¿Desde cuándo no beso así a Felipe? ¿Por qué no solemos tener la manía de entrelazar nuestras manos como aquí? ¿Ser cariñoso es algo que se diluye con el tiempo? ¿Os está pasando también a vosotros?

Era un tiempo de exposición permamente, de menos prejuicios y menos complejos. O tal vez no, pero el simple hecho de que eso ya no exista me hace recordarlo así. Ahora tenemos más capacidad para rehacer, pero nos acunamos en la vagueza y no somos lo suficientemente valientes para decir «te quiero». Ahora disfrutamos del maravilloso número dos, que tanto placer nos ha traído y nos traerá, pero antes del dos está el uno y los lazos estaban trazados tiempo atrás. Propongo que hagamos un mejunge, conservar y sembrar nuevas semillas, rescatar lo que ya teníamos…. Solo hay que quitarle un poco el polvo.

3

comentarios

comentar

3 - Manuel 13.11.2009 - 20:43

Soy Manuel, amigo de Juanjo Muñoz ( en Twtter Manuelpielroja). Empecé a frecuentar la Alameda de Hércules en 1983 ( sí, ya, soy algo «viejo») cuando era un joven estudiante de arte en la «antifacultad» de Bellas Artes de Sevilla.Cómo olvidar los domingos de la Alameda con esas cervezas al sol tras la resaca del Sábado en los bares junto al mercadillo con toda aquella fauna de los 80 (punks, rockers, hippies, románticos, «modernos» y «colgaos» sin etiquetar) las papas rellenas de la gallega y tantos otros recuerdos, antros y lugares a los que ahora la memoria le cuesta refrescar…
A lo que voy, que me enredo, me ha gustado tu texto. Muy bonito. Emotivo.

2 - Felipe 25.08.2009 - 9:44

Te quiero.

1 - Sofía Coca | ZEMOS98 28.07.2009 - 16:24

Me has emocionado mucho, también estos días son propensos. Estar sola en la oficina, con hambre y la banda sonora de Michael Nyman contribuye a la nostalgia.

Hay cosas que hasta me cuesta escribir, pero lo cierto es que yo nunca he sido tan «yo» como en esa época, aún faltándome tanto de mí por descubir entonces. Pero como dices, «el pasado no excluye al presente», y mucho de lo que hoy tenemos la suerte de tener y ser viene de ahí. No cambiaría ninguno de esos días, de las conversaciones absurdas, de las serias, del tonteo, de los celos, de la amistad, de las contradicciones, de salir sin tener que quedar con nadie porque ya sabíamos donde encontrarnos. Algunas cosas han adoptado otras formas, normal… nos cambiaron sin pedirnos permiso algunos significados!

Y aunque las despedidas nos han brindado a posteriori multitud de reencuentros, también es verdad que algo falta: la ausencia de cierta cotidianidad, el «tiempo lento», las distancias cortas, ser generosos con nuestros sentimientos… a tus preguntas añadiría una última ¿cuándo nos volvimos tan egoístas, tan recelosos de nosotros mismos? Antes nos dábamos con menos reparo.

A mi me gusta llegar hasta el fondo de estos procesos nostálgicos, agridulces, porque me enseñan mucho del futuro. Por eso, pese a lo que pueda parecer, no estoy triste =). Sólo ahora empiezo a estar mejor de hecho. Gracias Cristi, porque como dice el asunto de un mail que acabo de recibir «escribir es corregir la vida».

Yo pongo el «pronto,tú el trapo»! (era así no?)

comentar

Por favor, cíñete al contenido propuesto, sé respetuoso contigo y con los demás, con la ortografía y la gramática. Los comentarios pueden ser moderados por una cuestión de SPAM, pero además nos reservamos el derecho a no publicar cualquiera que resulte violento u ofensivo

Acerca de La Bambola
El blog La Bambola está hecho con Wordpress 4.8.12 para ZEMOS98.
Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers: