La Colina de Peralías
25.12.2014

Ayer una amiga…

por Dolores Álvarez

imagesEntre los diversos textos que pululan por las redes en estos días navideños, ayer una amiga me envió uno que me hizo sentir, sí, sé que la mayoría de los que escribís lo hacéis de corazón pero lo importante es que le llegue a la persona que se lo envías, que le toque su fibra, que lo haga identificarse, que le emocione… y eso solo lo hacen algunos pocos. Gracias, Engracia, por hacerme sentir.

El texto, titulado “El tren de la vida” al que me refiero, dice así:

” La vida es como un viaje en un tren, con sus estaciones, sus cambios de vías, sus accidentes!!! Al nacer nos subimos al tren y nos encontramos con nuestros padres y creemos que siempre viajarán a nuestro lado, pero en alguna estación ellos se bajarán dejándonos en el viaje solos.

De la misma forma se subirán otras personas, serán significativas: nuestros hermanos, amigos, hijos y hasta el amor de nuestra vida.

Muchos bajarán y dejarán un vacío permanente.

Otros pasan tan desapercibidos que ni nos damos cuenta que desocuparon sus asientos.

Este viaje estará lleno de alegrías, tristezas, fantasías, esperas y despedidas.

El éxito consiste en tener una buena relación con todos los pasajeros, en dar lo mejor de nosotros.

El gran misterio para todos es que no sabemos en qué estación nos bajaremos, por eso, debemos vivir de la mejor manera, amar, perdonar, ofrecer lo mejor de nosotros. Así, cuando llegue el momento de desembarcar y quede nuestro asiento vacío, dejemos bonitos recuerdos para los que siguen en el tren de la vida.

Te deseo que el viaje en tu tren para el año que viene sea mejor cada día, cosechando éxitos y dando mucho amor.

Ah! te doy las gracias por ser pasajero de mi tren…”

Hoy hace siete años que mi madre se bajó del tren de mi vida y sí que noté su asiento vacío, se bajó y sigo notando su ausencia permanente, me marcó la Nochebuena para siempre, porque ella me dejó huella, porque estuve pegada estrechamente a ella durante toda mi vida, porque me enseñó a amar a la familia por encima de todo, a pesar de los contratiempos, porque me enseñó que los amigos de verdad también son tu familia y debes mimarlos para demostrarles tu amor, porque me enseñó a ser buena gente y a estar dispuesta para lo que necesiten de ti, por infinidad de buenos momentos vividos juntas y de malos también, de los cuales salimos juntas… Por eso este día nunca lo podré olvidar.

Después se engancharon mis nietos en el tren y eso me hizo levantarme y ponerme de nuevo en marcha, esos con los que río cada día, esos que me hacen sentir emociones primarias, vividas desde el corazón, esos locos bajitos que me hacen sentir.

A pesar de esto su asiento siempre quedó vacío, permanente en mi corazón y a ello siempre hago continuas referencias. Sé lo mucho que te hubiera gustado disfrutar de Lola, de Mario y de Emma, de Paula y de Javier, de Rocío (la única que conociste) y de Adrián porque los niños eran tu disfrute, al igual que lo es el mío.

Mi deseo es ser buena gente, con José Antonio siempre a mi lado, para dejar recuerdos permanentes cuando me tenga que bajar del tren de la vida.

(Dedicado a Jaime Lorenzale, que está en el tren de mi vida y con el que tantos buenos y malos momentos llevo vividos)

(La imagen está sacada de Google)

comentar

Por favor, cíñete al contenido propuesto, sé respetuoso contigo y con los demás, con la ortografía y la gramática. Los comentarios pueden ser moderados por una cuestión de SPAM, pero además nos reservamos el derecho a no publicar cualquiera que resulte violento u ofensivo

Acerca de La Colina de Peralías
El blog La Colina de Peralías está hecho con Wordpress 4.8.4 para ZEMOS98.
Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers: