La Célula Mecánica
04.04.2007

De vuelta a Cuenca, día 1

por admin

Pequeña crónica de nuestra vuelta a Cuenca en Semana Santa. El día 1 es el 3 de abril de 2007. Nuestro viaje por tierras ibéricas, nuestra llegada a Cuenca y nuestro pateo por Cuenca. Yeah!!

Salida, puerta de mi casa

Otro años más, vuelvo a Cuenca con mis amigos. Esta vez es una más en el coche que aporta un montón de risas.Este año, debido al revuelo causado de nuestra anterior visita en Semana Santa y debido a que el ZEMOS98 novena edición me ha dejao un poco cansao, no voy a usar la cámara de vídeo más de lo recomendable por 9 de cada 10 médicos.Eso sí, no han dicho nada de la cámara de fotos así que estoy haciendo un montón.

Salimos a eso de las 7:30 de la mañana desde la puerta de mi casa, sitio oficial de salida cuando venimos a Cuenca, básicamente porque siempre se me olvida algo y tenemos que volver a mi casa a recogerlo, jejejje.

La marcha del viaje es casi como siempre, salvo porque no vamos en un Almera, si no en un BMW 330 que sa comprao Alberto. Deposito casi lleno y carretera por delante. Como no soy copiloto, me hecho a dormir, jejjeje.

Nos paramos a desayunar 338 kilómetros después, en Manzanares. Bocadillo de salchichas y café con leche. Que ricas.Ahora solo quedan 212 kilómetros para llegar a Cuenca. Pero oh, sorpresa, cuando empezó a oler chamusquina, los cartes que indican El Cañavate están tapados con una banda amarilla, indica presencia de obras, pero por ningún lado ponía que 15 kilómetros más adelante estaba la carretera cortada.

No way to Cañavate

Así que media vuelta otros 15 km. Buscamos la autovía, que no pone nada de Cuenca hasta que no llega el desvío, que manda huevos, tol rato acojonaos diciendo, será por aquí? Aunque el GPS nos decía por donde ir, algunas veces a fallado y no nos molaría presentarnos en Cabana.

La particularidad de la localización de la ciudad de Cuenca es que no la ves hasta que no estás a 700 metros de la entrada. Así, en el GPS nos indicaba, un kilómetro para Cuenca, y solo se veían montes y colinas, la carretera subía un poco y cuando estás en lo alto ves la ciudad de Cuenca.

Llegamos y el primo de Alberto, Guille, nos tenía preparado el almuerzo. Después de descansar un poco nos fuimos Alberto, Vane y yo a dar un paseo por Cuenca. Llegamos hasta el casco histórico, las casas colgadas, el puente del abismo de Helm… eso sí, mucho frío.

Hacía el más allá

Rojo

Cancha de basket/fútbol

San Pablo, puente y casas colgadas

Ese puente que se ve en medio de la foto, aunque parece que no, está tela de alto, y entran unas cosquillitas por las piernas pa arriba cuando miras hacia abajo, jejejej. Desde ese puentes se ve esto cuando es de noche.

Las casas colgadas o las casas colganderas

Yo con cara de frío en el mirador que hay en lo alto de Cuenca. Estaban haciendo 8 grados en ese momento. Dos fotos más arriba es lo que se ve si te asomas a ese mirador.

Los tres jartos de andar

comentar

Por favor, cíñete al contenido propuesto, sé respetuoso contigo y con los demás, con la ortografía y la gramática. Los comentarios pueden ser moderados por una cuestión de SPAM, pero además nos reservamos el derecho a no publicar cualquiera que resulte violento u ofensivo

Acerca de La Célula Mecánica
El blog La Célula Mecánica está hecho con Wordpress 4.8.12 para ZEMOS98.
Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers: