abrelatas
22.10.2015

Mi compañera de trabajo la superheroína

por abrelatas

Hola.

Mi nombre es Felipe y trabajo desde hace años en una ONG de gestión cultural. Ahora mismo esa empresa o los detalles asociados al trabajo no son demasiado importantes ni relevantes en relación a lo que estoy a punto de contar.

sofia se desvanece

Todo empezó hace unos años. Recuerdo que estábamos mi compañera de trabajo Sofía y yo en una inauguración y decidimos ir a hablar con una Roberto Martínez: director de la oficina de Innovación y Economía Social de la Junta de Andalucía. En ese tipo de contextos es muy importante mostrarse y hablar. Hacerse ver. Pactamos una estrategia: yo le iba a entrar y ella apuntalaría el tema. Ella conocía mejor que yo los detalles del proyecto del que queríamos ofrecerle. Seguimos el plan pactado. Pero tras un rato, el señor Martínez solo se dirigía a mi. Yo estaba muy incómodo puesto que no iba a ser capaz de defender el proyecto como ella. Por otra parte, me parecía un gesto feo suplantar el rol de una compañera de trabajo. Pero ella no nos interrumpió y nosotros seguimos la conversación. Al final no conseguimos el proyecto.

Años más tarde, sucedió otra cosa que me llamó poderosamente la atención. Debíamos ir a una conferencia a Soria para presentar nuestro trabajo. De nuevo, nos repartimos lo que teníamos que decir. Fuimos bastante rigurosos en el tiempo de exposición que íbamos a dedicar cada uno. Usamos materiales parecidos y el discurso era complementario. Cuando llegó el turno de preguntas…solo me hacían preguntas a mi y no a ella. Intenté en varias ocasiones cederle la palabra porque estaba incluso contestando a preguntas que correspondían a su parte. Pero ella rehusó hablar.

El último incidente ha sido la clave para entender qué estaba pasando. Recientemente nos contrataron para asesorar a una Fundación. El trabajo era una oportunidad de poner en valor el trabajo y el capital simbólico acumulado durante años en la ONG. Era realmente un premio a todo ese proceso y a todos esos aprendizajes generados gracias a decenas de personas y proyectos con las que hemos colaborado. Iniciamos el proyecto ella y yo, pero dejamos claro que ella sería quien lo liderara, puesto que es la persona del equipo con la capacidad analítica más holística y profunda. Estábamos muy contentos porque el trabajo era un premio al trabajo colectivo. Pero en la primera reunión sucedió algo increíble. Tres personas de la Fundación, dos mujeres y un hombre, no se dirigieron en más de dos horas a Sofía. Al principio ella intervenía activamente pero tras un rato, dejó de hacerlo.

Cuando salimos, frustrado y bastante preocupado por el tema, me acerqué y le dije: “Sofía, lo siento mucho, esto es realmente un problema de machismo…y lo que es peor es que sucede incluso con mujeres y personas que consideramos afines. Intentaré esforzarme porque no vuelva a suceder”. Ella me miró fijamente y me dijo: “Felipe, debo confesarte algo…tengo el poder de la invisibilidad”. Y así fui como descubrí que mi compañera de trabajo Sofía, además de ser una profesional increíble, tiene un super-poder que yo no tengo: el de volverse invisible. Es una superheroína.

Eso o aún hay mucho machismo.

—-

Aclaración: La persona que aparece en la fotografía junto a Sofía NO tiene nada que ver con la historia que aquí hace referencia, la elección de la imagen es casual y corresponde al contexto habitual de trabajo en el que nos desenvolvemos habitualmente en la no-autoficción.

comentar

Por favor, cíñete al contenido propuesto, sé respetuoso contigo y con los demás, con la ortografía y la gramática. Los comentarios pueden ser moderados por una cuestión de SPAM, pero además nos reservamos el derecho a no publicar cualquiera que resulte violento u ofensivo

Acerca de abrelatas
El blog abrelatas está hecho con Wordpress 4.6.5 para ZEMOS98.
Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers: