abrelatas
27.10.2010

Hipertrabajo

por abrelatas

Todos vivimos alguna vez en el trabajo la idea del sprint, la idea de anotar cuando queda solo un segundo, la de idea de llegar in extremis a un golpe que parecía imposible de devolver. Deprisa y corriendo. Pásamelo ya. Te acabo de contestar. Lo necesito para YA.

La pregunta es, ¿En qué pueden estar afectando las herramientas de comunicación digital con las que convivimos diariamente? Esas herramientas no es que se estén introduciendo en la sociedad…no. Ya están dentro. Muy dentro. No es casualidad que programas de televisión de audiencia generalista como Buenafuente o Sé lo que hicistéis acudan a los Trendic Topics para completar y mejorar su guiones (y como ejemplo, los #perezrevertefacts).

Por supuesto y lejos de la interpretación apocalíptica o sesgada de algunos medios o personas (como pudiera ser el reduccionista mensaje que da Tote King en su videoclip “Redes Sociales“) todas estas herramientas tienen un lado muy positivo. Están democratizando la comunicación. Y la gran noticia es que, como dice este vídeo realizado por Henry Jenkins y sus alumnos, entre todos estamos fomentando las capacidades creativas que serán clave para la ciudadanía del futuro.

Pero…todos los que llevamos un tiempo experimentando estos contextos, reconocemos que existe una cara B en el uso de redes sociales. Y un ejemplo de ello es el hipertrabajo.

No puedo documentarlo empíricamente, pero conozco a muchas personas (yo mismo) que harían las siguientes declaraciones sobre su relación con algunas redes sociales (y tomaré como ejemplo Twitter):

  • “Aunque twitter me sirve como nuevo lector de RSS, en el fondo reconozco que en muchos momentos me dispersa un montón. He probado a cerrarlo varias veces y se nota un montón la diferencia al trabajar”.
  • “Muchos días termino frustrado porque hay tantas cosas que leer, tantos vídeos que ver y tantas cosas por hacer, que no consigo cumplir mis expectativas porque lo que hacen las redes sociales es multiplicar continuamente esas expectativas y alejarme de mi objetivo de cumplirlas”.
  • “Hay ciertas personas a las que no les vendría mal una reflexión sobre ecología comunicativa: no es que quiera dejar de seguirles, pero me spamean con enlaces super-mega-interesantes todo el tiempo y terminan por cansarme un poco. ¿No se puede ser no-interesante por un rato?”.
  • “Hay muchos momentos que dudo de si realmente algo merece la pena para ser compartido. Y esta contradicción no siempre cabe en 140 caracteres”.
  • “Confieso que a veces me molesta que no me hagan RT o que no me hagan un Reply” (esta podría ser usada como chiste anti-geek, desde luego)
  • “Todos decimos que no nos importa la cantidad de followers, pero no es del todo cierto”
  • “En twitter tengo una identidad propia, no es que sea mejor o peor a la analógica, pero reconozco que es una identidad bastante políticamente correcta”.
  • “Me entero de cosas importantes antes por twitter que por algunos de mis mejores amigos…es raro”
  • “Cuando leo a algunos de mis amigos por Twitter durante más de 3 meses y no los veo ni hablamos, acabo detestándoles un poco. Me siento bastante raro porque hay momentos en los que no los reconozco”.
  • “A veces discuto de forma asíncronica por twitter en algo que podría solucionar en un minuto en una llamada”

¿Cuáles son las consecuencias del hipertrabajo? ¿Estamos forzando la máquina tanto que pronto los únicos que se sentirán actualizados serán los Community Managers? ¿Estamos ayudando a desactualizarnos imponiendo un ritmo que nadie puede seguir? ¿Estamos fomentando el consumismo cultural? ¿Estamos siento autocríticos con las deficiencias comunicativas que -por supuesto- tienen estas herramientas?

Honestamente, tengo más preguntas que respuestas, me encantaría que me ayudárais a completar lo que pienso (esta es una reflexión muy unida al trabajo que se inició con el #cultivo12 en el 12 Festival Internacional ZEMOS98). ¿Compartís esas contradicciones? ¿Cómo las gestionáis?

7

comentarios

comentar

1 - svcnt 28.10.2010 - 23:33

Hoy precisamente he estado discutiendo algo parecido con un conocido:

Twitter, Facebook, Flickr, Youtube, las redes privadas y blogs en los que participas… Son ecosistemas con leyes ligeramente distintas que producen formas de relación y comportamientos a veces muy diferentes.

En Flickr somos por lo general más amables y menos beligerantes; en YouTube somos espectadores o productores, pero hay poca conversación; Facebook y Twitter aunque ofrecen productos muy similares generan grupos de contactos muy diferentes (¡pero mucho: Twitter es centrífugo y FB es centrípeto!).

Luego están los que son ligeramente diferentes: Posterous, Friendfeed, Buzz, Wave… Algunos no llegan a definirse como ecosistema y fracasan. No se trata tanto de la calidad del servicio, de la utilidad o la fiabilidad, sino de que la comunidad de usuarios encuentre el modo de establecer sus reglas de juego a partir de lo que el diseño de la herramienta permite.

Saltamos de una red a otra afectados por un síndrome de Zelig permanente, adaptando nuestras aportaciones al perfil de nuestros contactos (aquí este comentario no lo van a pillar, aquí va a generar polémica, aquí hay ‘ropa tendida’, etc.).

Además la virulencia con la que surgen nuevos servicios que tratan de hacerse un hueco marcando su diferencia con otros (qué propio eso de la economía-levadura) hace que constantemente se estén definiendo escenarios de comunicación que producen nuevos usos a veces imperceptiblemente diferentes pero que pueden acabar generando cambios en el modo de intercambiar información. Twitter, por ejemplo, deriva del sms y acaba por convertirse en algo completamente distinto.

Es algo que da vértigo y que es previsible que deba serenarse alguna vez, cuando nos cansemos de redefinir nuestra personalidad en cada entorno. Espero que cuando eso suceda no sea por establecimiento de una ‘pax romana’ en la que el medio que más crezca fagocite a los demás.

Yo por mi parte he dejado de probarlo todo y sólo uso servicios que o bien ofrecen algo interesante o bien han generado comunidades más o menos definidas.

Quizá el próximo paso podría ser un concentrador que permita gestionar con eficacia el enorme flujo de información y ruido que estamos generando entre todos.

2 - Carolink 29.10.2010 - 0:21

Se preguntan cosas similares aquí. http://www.clubdecreativos.com/blog/pandemia-2-0

3 - Palsanz 29.10.2010 - 3:03

Pues es una buena pregunta, yo no puedo definir claramente como gestiono mi vida online. Pero es muy duro como me doy cuenta de que, por ejemplo, tengo una “reputación” en twitter muy distinta a la que tengo en facebook y no se si debería preocuparme. Es raro, porque en mi vida real soy igual con todo el mundo independientemente de donde me encuentre.

4 - abrelatas 29.10.2010 - 9:53

@svcnt Tienes razón, vértigo y virulencia son dos de las palabras clave en todo esto…aunque la idea de una especie de Condensador de Fluzo Digital me parece muy sugerente.

@Carolink Gracias por en enlace! Tengo una cobra pensada con unos amigos: un falso documental titulado “Social Mierda” (donde ironicemos sobre todo este “boom”…)

@Palsanz Es verdad que tú en persona eres bastante homogénea en muchos contextos, pero…¿no crees que nos adaptamos? ¿eres la misma en el Surf que con colegas de la fcom?

5 - Pedro Jiménez 30.10.2010 - 11:12

Qué buena la idea del Condensador… esa misma idea me la daba @abrelatas en otro contexto y en otra disquisición y he estado rebuscando este esquema (que aún no teniendo del todo que ver con lo que estamos hablando) que me parece ilustrativo.

http://jjdeharo.blogspot.com/2009/03/un-modelo-de-uso-de-twitter-para.html

Qué bueno este post y los comentarios leche!

6 - Pedro Jiménez 19.11.2010 - 9:57

“Porque los amigos -sin partido, sin instituciones, sin referencias fuertes de identidad- hoy más que nunca sirven para pensar la vida” Leído en un mail de este podcast http://www.unalineasobreelmar.net/

7 - En la cocina de lo que (nos) pasa | Aprendizajes Comunes | LADA 21.10.2014 - 10:12

[…] económicamente hablando. En la mayoría de las ocasiones quienes creen en estos proyectos acaban hipertrabajando, precarizando todos los ámbitos de su vida, incluso dedicando tiempo limitado a la […]

comentar

Por favor, cíñete al contenido propuesto, sé respetuoso contigo y con los demás, con la ortografía y la gramática. Los comentarios pueden ser moderados por una cuestión de SPAM, pero además nos reservamos el derecho a no publicar cualquiera que resulte violento u ofensivo

Acerca de abrelatas
El blog abrelatas está hecho con Wordpress 4.6.6 para ZEMOS98.
Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers: