La Colina de Peralías
17.01.2023

«Las voces de Adriana». Elvira Navarro (Random House, 2023)

por Dolores Álvarez

Elvira Navarro nos presenta para empezar este año 2023 «Las voces de Adriana» Un relato en el que pone de manifiesto el dolor de la muerte, la pérdida de los seres queridos y la lealtad a sus ideas como el recuerdo más justo. Aunque la autora dice que no es autobiográfica, sí ha partido de ideas que la han habitado durante un tiempo. Se nota en su sentimiento, no se puede ficcionar lo que no se vive de alguna manera.

Sinopsis: ¿Cómo se reordena el mundo tras una muerte? ¿Cuánto hay en toda existencia de reparación de quienes la precedieron? ¿Qué voces nos habitan?.

Adriana, la narradora de esta historia, pasa por varios duelos familiares y, cuidando de su padre enfermo, quiere visibilizar la vida de otros familiares, entre ellos la abuela y la madre. El miedo a romper con inercias que han perdido el sentido a menudo proviene de los fantasmas del pasado, y el suyo acaba irrumpiendo ferozmente a través de una casa que una vez encarnó el universo entero y de una abuela y una madre que cuentan unos hechos trágicos.

Adriana ve pasar la vida por las redes sociales, incluso se apunta a una Web de citas por tener contactos con otra gente, termina con una relación que va a habitar su vida durante un tiempo.

«Elvira Navarro ofrece al lector su mejor obra con esta novela en tres movimientos sobre la memoria, la lealtad hacia los mandatos de los ancestros, el carácter cada vez más espectral de nuestro presente y la muerte. También sobre lo que nos queda cuando los seres que amamos ya no nos acompañan. El resultado es un libro extraordinario, conmovedor y audaz».

Elvira Navarro (1978) ha publicado los libros La ciudad en invierno (CdT, 2007), La ciudad feliz (RH, 2009) y Los últimos días de Adelaida García Morales (RH, 2016). Con La trabajadora (RH, 2014), novela pionera en narrar la descomposición del sujeto actual como consecuencia de los cambios sociales y económicos ocasionados por la crisis, se convirtió en una de las voces de referencia de la literatura contemporánea en español. Galardonada con el Premio Jaén de Novela o el Premio Andalucía de la Crítica, en 2010 formó parte de la lista de los veintidós mejores narradores en lengua española menores de treinta y cinco años de la revista Granta. Su anterior libro, La isla de los conejos (RH, 2019), fue nominado al National Book Award de literatura extranjera en 2021. Su obra ha sido traducida al inglés, francés, sueco, italiano, japonés, serbio, coreano y turco. (Fotografía: Asís Ayerbe)

Reseña: Es un libro que duele porque muestra una realidad a la que no queremos volver. Los recuerdos de la madre y de la abuela nos hacen sentir, nos hacen ver que otro país vivió con el miedo y la trascendencia de una guerra en la que desaparecían seres queridos sin motivos aparentes de causa alguna que lo justificase.

Navarro divide el libro en tres partes: El padre, la casa y las voces. En cada una de ella nos hace sentir problemas que de alguna manera sabemos que existen y que en casi todas las familias se han presentado. Me ha tocado especialmente el tema del cuidado del padre al que le había dado un ictus. Haber puesto de manifiesto esta realidad tan dura me ha hecho transportarme a mi propia vida en la que duramente tuve que cuidar de mi madre hasta que falleció.

«El cuerpo solo tiene sentido en el mundo de los vivos. Adriana llevaba unos cuantos meses preguntándose cómo actuar con su padre, que maltrataba indolentemente el suyo. ¿Debía obligarle a ir a rehabilitación y darle la lata con los peligros del tabaco, o dejarle en paz?». No podía estar todo el día justificándole que era por su bien, con la cantinela de.»Tienes que caminar», «Tienes que ir a rehabilitación», «Tienes que dejar de fumar»…

La presencia del padre, con sus historias amorosas (había tenido diecinueve novias en cuatro años), se hace presente en la obra con un gran mensaje hacia los cuidadores y cuidadores. ¿Qué derecho tenemos de intervenir en sus vidas? Mientras la razón los acompañe hay que dejar que las personas se vayan desarrollando por el camino que quieran. No por ser mayor hay que tratarlos como niños chicos. El tema de los cuidados también debe tener sus límites siempre y cuando la persona conserve su cordura. Este tema da para mucha reflexión en una sociedad que cada vez necesita de más cuidadores porque está envejeciendo y porque el ritmo de trabajo de los familiares no deja tiempo para estos menesteres que antiguamente se centraban en las mujeres.

Adriana nos va narrando la historia de su familia y va entrelazando su propia vida en el relato, está terminando su tesis y está cansada de ver pasar la vida y no disfrutarla. «Señora Muerte la aterraba. Quizás fue por eso por lo que , mientras estuvo ese verano en Valencia con Martina y su padre, se planteó dejar Madrid, regresar a su ciudad, pues era allí, en esa situación nueva, donde más vida bullía».

La parte de la casa nos hace trasladarnos a tiempos en los que no teníamos tantas comodidades como ahora y en cómo influyen los ambientes en la vida de una persona. Cuando empezaron las muertes familiares, Adriana toma conciencia de la muerte y se siente en la necesidad de hacerse cargo de ellos. Hacerse cargo de los muertos significa también honrar su memoria, conservar su legado, seguir sus enseñanzas… «La conciencia de la desaparición de los suyos se le había afinado de una manera decisiva con el abandono en el que se encontraba la casa de su abuela, vacía desde que esta se demenció y acabó en una residencia».

En la parte de las voces, Navarro da voz a la hija, la madre y la abuela y nos muestra las emociones a flor de piel, no es un diálogo, son textos independientes que enlazan con recuerdos de cada una y nos hace sentir la realidad de cada una de las mujeres. Un relato estremecedor que no te deja indiferente.

Novela muy recomendable para poder sentir emociones fuertes que se vivieron en tiempos de guerra y en tiempos de escasez. La muerte va acechando a la vida en cada momento y la autora nos lo narra con maestría y valentía de refrescar olvidos que hay que tenerlos presentes si queremos ser respetuosos con nuestra propia historia.

Para saber más:

La escritora Elvira Navarro (Huelva, 1978) nos presenta su esperada novela «Las voces de Adriana», que publica Random House.

Imagen de previsualización de YouTube

comentar

Por favor, cíñete al contenido propuesto, sé respetuoso contigo y con los demás, con la ortografía y la gramática. Los comentarios pueden ser moderados por una cuestión de SPAM, pero además nos reservamos el derecho a no publicar cualquiera que resulte violento u ofensivo

Acerca de La Colina de Peralías
El blog La Colina de Peralías está hecho con Wordpress 4.8.12 para ZEMOS98.
Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers: