La Colina de Peralías
13.09.2016

Las clases de infantil ¿Superdecoradas?

por Dolores Álvarez

index-php

Ayer pudimos ver en todas las noticias cómo se le dedicaba un buen tiempo a la vuelta al cole, la rentrée, dedicándole especial atención al alumnado que empezaba el colegio, es decir, los pequeños de 3 años. Por aquello de que el tema me toca, lo podéis ver aquí, presté especial atención y pude observar las clases de estos niños y niñas que empezaban su andadura escolar.

En la mayoría de los sitios las clases ya estaban decoradas, me imagino que con el material de años anteriores, dibujos, números, letras… ¿No sería mejor que los conocimientos que se vayan a trabajar vayan saliendo poco a poco? Si el niño o la niña va a conocer las letras, mejor que aparezca el día que empieza ese tema, el verla en la clase desde el primer día no va a suponer nada para que las vaya aprendiendo, es mejor sorprenderlos con los conocimientos, crear situaciones de curiosidad y de esta forma se dará mejor el aprendizaje.

Pude contemplar que la mayoría de las paredes estaban repletas de carteles ( imagino que en algunos casos de las editoriales) ¿Dónde se van a colocar los trabajos nuevos que vayan haciendo? Al niño o la niña le dará satisfacción ver su dibujo, desde el primer día, si lo hizo, colgado en su clase, la empezará a sentir como suya y empezará a querer más a su «seño» porque le ha puesto un trabajo en sus paredes, sentirá «su clase» como espacio de trabajo y donde están sus dibujos.

Si el alumnado va a ser el protagonista de su propio aprendizaje, ¿por qué no se le da el poder de elegir cómo quiere decorar su clase?, los espacios también influyen e importan en el aprendizaje significativo.

En ocasiones, nos encontramos con clases demasiado decoradas, esta exposición excesiva de dibujos puede llegar a ser cansina ¿Por qué no dejamos espacios en blanco, forrados de papel, donde los niños y niñas puedan expresarse libremente?

Educar en el asombro consiste en respetar la libertad interior del niño o de la niña, contando con él o con ella en el proceso educativo, respetar sus ritmos, fomentar el silencio, el juego libre, respetar las etapas de la infancia, rodear al niño de belleza, sin saturar los sentidos…” (Catherine L’Ecuyer, Educar en el asombro)

La curiosidad enciende la emoción y el aprendizaje «Qué hace que en una clase llena de alumnos atentos, en la que el profesor está explicando un tema determinado, los alumnos, sin ex­cepción, cambien su foco de atención desde el profe­sor y lo que explica, hacia una jirafa que entrara en la clase por una puerta, y tras pasearse por detrás de él, saliese por otra? ¿Qué despierta la jirafa que no tenga el profesor? Despierta simplemente curiosidad, uno de los ingredientes básicos de la emoción. La curiosidad, lo que es diferente y sobresale en el entorno, encien­de la emoción. Y con ella, con la emoción, se abren las ventanas de la atención, foco necesario para la creación de conocimiento.(Francisco Mora, Neuroeducación)

En fin, desde aquí solo quiero contribuir con esta reflexión para que el alumnado de infantil sea protagonista de su aprendizaje y en esto, los espacios también importan.

(La imagen está sacada de Google)

comentar

Por favor, cíñete al contenido propuesto, sé respetuoso contigo y con los demás, con la ortografía y la gramática. Los comentarios pueden ser moderados por una cuestión de SPAM, pero además nos reservamos el derecho a no publicar cualquiera que resulte violento u ofensivo

Acerca de La Colina de Peralías
El blog La Colina de Peralías está hecho con Wordpress 4.8.11 para ZEMOS98.
Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers: