La Colina de Peralías
27.04.2017

Si suspendes al noventa por ciento… te suspendes tú

por Dolores Álvarez

MafaldaEXAMEN3

Esta mañana un amigo elevaba un grito de indignación porque un compañero de su instituto había suspendido al noventa por ciento de una clase, gracias, Fernando, por denunciarlo.

He vivido esta situación en centros cercanos al mío y la verdad que no llego a comprenderla. Hay un profesor que por sistema en el primer trimestre suspende a más de un noventa por ciento de la clase, su argumento siempre es el mismo, es que no traen base. Pienso que es un error porque en educación no se puede dar nada por sabido, si no traen base, situación que no es cierta porque la conozco de primera mano, tienes que dársela tú, no se puede empezar a dar oraciones compuestas si no se conocen las simples, si tú , como profe, ves que no tienen asumidos los conocimientos anteriores, algo que verás en la evaluación inicial, debes ponerte a ello y explicarlos, trabajarlos para que vayan adquiriendo el nivel deseado. El suspenso en busca de autoridad del docente, el suspenso en busca de dar ejemplo, el suspenso como incentivación, el suspenso… NO TIENE SENTIDO.

El docente que suspende a tanta gente en su clase está demostrando:

  • Que su programación no estaba adaptada al contexto
  • Que no conocía al alumnado al que enseñaba
  • Que su tarea durante el proceso ha sido nula
  • Que su materia no está bien llevada
  • Que no ha sabido emocionar a su alumnado para que aprenda
  • Que no ha sido capaz de motivar curiosidad hacia la materia que están estudiando
  • Que no ha trabajado de forma colaborativa para que se ayuden unos a otros
  • Que no le importa la educación sino la enseñanza
  • Que quiere implantar su autoridad con los suspensos
  • Que tiene al alumnado muy lejos de él porque no ha sabido responder a los vacíos que se les presenta
  • Que no trabaja de forma colaborativa con el profesorado de su departamento
  • Que le da importancia al resultado final del examen y no a la educación durante el proceso
  • Que es una persona que debe dedicarse a otra actividad donde la educación no esté presente
  • Que no pone grandes expectativas en su alumnado
  • Que no le gusta su profesión, ni se actualiza, ni cree en ella, ni sabe educar
  • Que no sabe qué es evaluar al alumnado, con todos sus condicionantes
  • Que sus clases deben ser un martirio y aburridísimas
  • Que… como decía una amiga mía “que se vaya a vender AVON”

La Educación debe librarse de estos docentes tóxicos que van contaminando los procesos educativos y que no ponen corazón en lo que hacen, que no sirven para “aguantar” al alumnado adolescente con toda la carga de emociones que tienen en sus vidas. Hay que denunciar estas situaciones que entorpecen la vida de un centro educativo.

 

 

comentar

Por favor, cíñete al contenido propuesto, sé respetuoso contigo y con los demás, con la ortografía y la gramática. Los comentarios pueden ser moderados por una cuestión de SPAM, pero además nos reservamos el derecho a no publicar cualquiera que resulte violento u ofensivo

Acerca de La Colina de Peralías
El blog La Colina de Peralías está hecho con Wordpress 4.6.6 para ZEMOS98.
Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers: