27 de febrero
24.10.2010

“Passive or active”

por Rubén Díaz

La intervención de Kirby Gookin en Tuizza, los encuentros de reflexión sobre prácticas artísticas y derechos humanos, se centró en el poder simbólico del arte para estimular transformaciones sociales y políticas. Si Abidin Bucharaya había sido capaz de sintetizar en menos de una hora el conflicto saharaui desde la colonización española a finales del siglo XIX hasta nuestros días, el profesor de la NYU, crítico de arte y artivista estadounidense Kirby Gookin supo plantear un repaso histórico por prácticas artísticas que han demostrado “el poder del arte para cambiar”.

La charla de Gookin basculó en torno a dos asuntos sobre los que arte ha tenido mucho que decir: la propiedad territorial y los muros de contención que se han levantado a lo largo de la historia. Los ejemplos fueron desde los expolios de obras de arte cometidos durante las cruzadas en el medievo hasta las intervenciones de Banksy en el muro de Palestina o algunos proyectos artísticos críticos con la inexplicable mala gestión del Gobierno de George W. Bush en la crisis del Huracán Katrina en Nueva Orleans.

Afirma Kirby Gookin que hay dos formas de estar en el mundo: “passive or active”. Su interés se centra en un arte activista implicado frente a un arte político pasivo. Comenzó con los disturbios de Los Angeles de 1992 y el caso Rodney King para ilustrar ese poder del arte y la cultura popular para cambiar las cosas. Su repaso a partir de este punto incluyó ejemplos como el expolio tras la invasión de Constantinopla (se pueden ver elementos robados integrados en fachadas de la Plaza de San Marco de Venecia), o los casos apropiación arquitectónica de la Alhambra o la mezquita de Córdoba. También ejemplos de iconoclasia en donde el arte destruye la cultura que subyuga, repasando algunas acciones del movimiento sufragista por el voto femenino. La militante sufragista Mary Richardson acuchilla La Venus del espejo de Velázquez, en Londres (1914), para protestar en contra del uso del cuerpo de la mujer. La obra había sido adquirida recientemente por la National Gallery pagando una suma desorbitada para la época y Richardson exigía que los derechos de la mujer estaban por encima del lugar que ocupa el cuerpo femenino en un cuadro.

Educar, iluminar y agitar
Las ideas de educar, iluminar y agitar con que el escritor, orador y padre (junto a Martin Luther King) de los movimientos por los derechos civiles de los afroamericanos con las que Frederick Douglass defendió reformas sociales en su país; o la figura del músico pan-africano, “afro beat”, activista politico y candidato presidencial nigeriano Fela Kuti, sirvieron a Kirby Gokin para cerrar esta primera parte de su charla sobre la incidencia del arte sobre los derechos del territorio, ejemplos fundamentales para los artistas saharauis y aquellos que trabajan para frenar el bloque informativo al que está sometido este proceso de descolonización pendiente desde hace tantos años. Así lo confirmó Mohamed Moulud, uno de los artistas saharauis que viven en los campamentos de refugiado de Tinduf y han sido más activos desde la primera edición de ARTifariti.

Eventually all Walls Fall
Sobre los muros, Gookin recuperó trabajos como el happening de Allan Kaprow en Berlín titulado Sweet Wall (usando merengue en vez de cemento en la construcción de un muro junto al Muro de Berlín), las plantillas de Banksy en el muro de Palestina o el documental Slingshot Hip Hop, de su ex alumna Jackie Reem Salloum.

Sobre el conflicto entre Israel y Palestina y la posibilidad de saltar los muros a través del arte, Gookin destaca un precioso trabajo de Emily Jacir. Esta artista palestina posee también la nacionalidad norteamericana, por lo que tiene posibilidad de entrar y salir de ambos lados del muro. Entre 2001 y 2003, con su proyecto Where We Come From preguntó a más de 30 palestinos que vivían fuera de los territorios ocupados la siguiente cuestión: “Si pudiera hacer algo por ti en Palestina, ¿qué sería?2. Y poco a poco fue haciendo posible esos sueños. Por ejemplo la petición de Rizek, nacido en Bayt Lahia que vive en Bir Zeit, con pasaporte palestino y documento de identidad de Gaza:

Go to Bayt Lahia and bring me a photo of my family, especially my brother’s kids.
Ve a Bayt Lahia y tráeme una foto de mi familia, especialmente de los niños de mi hermano.

El tramo final de la charla de Kirby Gookin mostró algunos trabajos de Ai WeiWei en China (investigando la corrupción en la construcción de edificios escolares que no soportaron los terremotos de 2008 y acabaron con la vida de más de 6.000 niños; o su doble crítica a la globalización y la dictadura china trayendo a 1001 turistas chinos a la Documenta 2007 de Kassel), la propuesta de representación de Esperando a Godot (Samuel Beckett) por parte del artista Paul Chan tras la parsimonia del gobierno de GW Bush con la crisis del Huracán Katrina o el proyecto The Fundred Dollar Bill Project, de Mel Chin.

¿Y si representamos un Esperando a Godot en los campamentos en la próxima edición de ARTifariti? Llevan 35 años esperando que se cumpla la legalidad internacional: un referendo de autodeterminación.

comentar

Por favor, cíñete al contenido propuesto, sé respetuoso contigo y con los demás, con la ortografía y la gramática. Los comentarios pueden ser moderados por una cuestión de SPAM, pero además nos reservamos el derecho a no publicar cualquiera que resulte violento u ofensivo

Acerca de 27 de febrero
El blog 27 de febrero está hecho con Wordpress 4.0 para ZEMOS98.
Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers: