La Colina de Peralías
15.04.2015

40 Libros para leer o releer, a partir de la lectura de Pedagogías del s. XXI de J. Carbonell

por Dolores Álvarez

Una de las muchas cosas buenas que tiene el libro de Jaume Carbonell «Pedagogías del siglo XXI. Alternativas para la innovación educativa», es la extensa bibliografía que usa y comenta. Me apunto aquí el listado de libros a releer y leer. Comparto este listado por si a alguien más le puede servir de referencia e interesar.

1.  Carbonell, Jaume (2015) Pedagogías del siglo XXI. Alternativas para la innovación.Barcelona. Editorial Octaedro.

2. Colectivo zemos98 (2012)  Educación Expandida. Sevilla. Editado por zemos98.

3. Acaso, María (2012) Pedagogías invisibles: el espacio del aula como discurso. Madrid. Los Libros de la Catarata.

4.  Acaso, María  (2013) rEDUvolution. Hacia la revolución en la educación. Barcelona. Paidós.

5. Carbonell, Jaume (2008) Una educación para mañana. Barcelona. Octaedro. Sigue leyendo

10.04.2015

Jugando y aprendiendo con Alejandro

por Dolores Álvarez

loly_alejandro2

Anoche tuvimos la suerte de asistir a un momento histórico en la vida del extinguido colegio Blas Infante en El Viso del Alcor (Sevilla). Nos reunimos para asistir a la inauguración de la Exposición de Juegos Didácticos elaborados por el maestro Alejandro Pérez. Tuve el honor de ser invitada a decir unas palabras en el acto y aquí os dejo mi intervención:

La historia de la inclusión y de la integración del alumnado con necesidades educativas específicas, en El Viso del Alcor (Sevilla), pasa por hablar del maestro Alejandro Pérez, él “buscó un futuro donde este grupo de personas pudiera vivir y convivir en un mundo en el que fueran socialmente iguales, humanamente diferentes y totalmente libres. Este era su sueño y su gran esperanza. Es el relato de cómo se acoge, se atiende, se nombra, se mira y se conversa con el “diferente” a lo largo del tiempo y dentro de la institución escolar” (Carbonell, 2015)

Alejandro, en una sala que cedió Cáritas, empezó atendiendo con mucho esfuerzo y cariño, a aquel alumnado que estaba desatendido, que estaba marginado por ser diferente, en algunos casos que estaba incluso excluido de la escuela por ser molesto. Era, a principios de los años ochenta, cuando él empezó a querer a esas personas con características específicas y socialmente ignoradas, cuando empezó a incluirlos dentro de la sociedad y cuando empezó a demostrar que era posible una buena relación con ellas. A todo esto tenemos que añadir que la integración fue mixta, hecho no muy frecuente por aquellos años, a él no le importaba si eran niños o niñas, ni qué edad tenían, ni qué dificultad padecían, formó un grupo e intentaba cada día que aprendieran y sobre todo que se relacionaran. Sigue leyendo

03.04.2015

Hablando de valores educativos (Publicado en el magazine Ined21)

por Dolores Álvarez

(Esta ha sido mi primera publicación con el magazine Ined21, espero que no sea la única. La acogida ha sido muy retuiteada, mencionada, compartida… en las redes sociales, así que vamos a seguir compartiendo para aprender juntos y juntas. Gracias.)

Hablamos con frecuencia de una Educación en Valores y de los Valores de la Educación pero a veces lo usamos como muletilla para una educación de calidad, sin ponernos a pensar cuáles son esos valores que de verdad debemos ir fomentando en todas esas personas que se están educando y a las cuales los mayores les servimos de referencia, por eso el mejor valor que podemos transmitir, en principio, es dar ejemplo con nuestros actos, con nuestros mensajes, con nuestros pensamientos.

HABLANDO-DE-VALORES-EDUCATIVOS-Magazine-INED21

Fotograma de la película: El diario de Noah

Pienso que la familia debe educar pero también la escuela y la sociedad en general, nuestro alumnado se pasa muchas horas sentado, mirando en dirección al profesorado, cuando en realidad sería mejor que estuviese acompañado por el mismo y trabajando con sus compañeros y compañeras, es una forma más colaborativa de trabajo que tiene el valor de enriquecerse con las aportaciones de las personas que nos rodean, de todas maneras tenemos que servir de ejemplo en cada una de nuestras actuaciones como docentes.

Ser acompañante en el proceso educativo implica una entereza personal del docente que exige que nuestra vida sea congruente con los mensajes que damos, no podemos ir diciendo que hay que ser justos, solidarios, democráticos… cuando nuestra práctica educativa va por otros derroteros y el alumnado ve que no somos testimonio de lo que decimos.

HABLANDO-DE-VALORES-EDUCATIVOS-Magazine-INED21

Fotograma de la película: El diario de Noah

Hace años leí el libro de Victoria CampsLos Valores de la Educación” que define muy claramente cuáles son esos valores que familia, escuela y sociedad debemos transmitir y que hoy siguen estando vigentes. “Educar es, así, formar el carácter, en el sentido más extenso y total del término: formar el carácter para que se cumpla un proceso de socialización, imprescindible, y formarlo para promover un mundo más civilizado, críticos con los defectos del presente y comprometido con el proceso moral de las estructuras y actitudes sociales… y para formar el carácter no hay más remedio que inculcar unos valores” (p.11)

Nuestro alumnado tiene derecho a vivir dignamente y esto debe proporcionárselo la sociedad en la que vivimos, la sociedad del bienestar, si hay justicia habrá trabajo y nuestros niños y niñas no tendrán que padecer los escollos a los que esta maldita crisis nos está llevando. Vivir dignamente significa tener una casa en la que convivir con la familia, derecho a ser educado en una escuela pública, tener garantizada la salud y la alimentación, así de sencillo y primordial es este derecho a vivir. Desgraciadamente en estos momentos hay niños y niñas que no disfrutan de ese derecho humano y, desde todos los sectores debemos luchar para que esto se restablezca y puedan vivir con la alegría de la infancia.

Vivir la igualdad, respetando las diferencias. Todas las personas somos iguales aunque tengamos nuestras diferencias culturales. La libertad y la igualdad nos van llevando por el camino de la justicia, hacia una sociedad solidaria. En estos años es fácil encontrar centros con una gran diversidad de alumnado, con otras culturas, con otras religiones, con otras formas de ver  y vivir la vida. En los centros hay que plantearse, y así lo hacen ya muchos, respetar esa diversidad. No vale integrarlos, además hay que hacer inclusión, hay que tenerlos presentes en cada una de las actividades que se planteen.

Ser libres para pensar y actuar, siempre que no ataque la propia libertad de las otras personas. Educar en libertad significa tener en cuenta las opiniones desde la más tierna infancia, consensuar unas normas que todos y todas debamos cumplir tanto en clase como en la familia. Si en la clase se habla hay que respetar al compañero o compañera, pero también en la familia debemos tener en cuenta esta norma establecida como principio general para el diálogo constructivo, ni el padre ni la madre pueden decir “eso es así, porque yo lo digo y ya no se habla más”. Está comprobado que al niño o la niña que se le razona, en principio obedece y después ese comportamiento lo va extendiendo a todos los sectores en los que esté presente su vida. “Desarrollar la creatividad, la capacidad de ser original, de “ser individuo”, desarrollar la conciencia crítica, debería ser la máxima finalidad educativa” (p.69) Hay que enseñar a ser espectadores críticos, a estar vigilantes ante las redes que nos tiende la publicidad y determinados entornos sociales.

Los y las docentes transmiten unos valores, no pueden mantenerse al margen de la moral, la educación no es solo instrucción y por tanto no es neutra, con cada una de nuestras actuaciones y explicaciones o mensajes que damos estamos desarrollando una actitud y por consecuencia vamos forjando la personalidad del alumnado. Cuando nos situamos de forma implacable ante una injusticia social estamos desarrollando valores. Si nos paramos a pensar en cada una de nuestras actuaciones como docentes veremos que no echamos balones fuera, que nos situamos y manifestamos nuestras opiniones, por tanto estamos transmitiendo valores. De igual forma pasa en la familia, el padre o la madre comentan lo mal que ven cualquiera de las injusticias de su alrededor o algo que haya pasado en la sociedad más lejana, con esas opiniones estamos formando, estamos creando un punto de vista que puede ser positivo o en algunos casos negativos.

Enseñar a vivir en la sociedad, respetando y haciéndose respetar, significa que estamos enseñando a ser responsables y a ser tolerantes. Hay que fomentar el respeto por los bienes comunes, por el medio ambiente, hay que ser solidarios y solidarias dentro de nuestra parcela de responsabilidad, entendiendo que todos y todas somos un poco corresponsables de las grandes injusticias que se dan y que, desde nuestra pequeña parcela, podemos colaborar  para que vaya desapareciendo.

Educar en valores también es Educar para la Paz y esto no significa que el 30 de marzo hacemos murales y ya está, no, educar para la paz significa comprometerse con el alumnado, generar en clase un buen clima que haga entender y respetar las diferencias, hacer reflexionar sobre la violencia generada en series televisivas o en algunos deportes, criticar con fundamento la violencia generada por los poderes sociales que llevan a la injusticia de que unos son los grandes y otros son los más vulnerables… “Para conseguir esa educación para la paz es necesario:

1

Que el educador pierda el miedo a manifestar su punto de vista y a ejercer la crítica de los acontecimientos.

2

Que combata las violencias visibles y encubiertas, en los medios, los textos, etc.

3

Que ayude a tomar conciencia de las actitudes violentas.

4

Que se eduque en la tolerancia y el respeto a la diversidad.

5

Que se fomente el lenguaje, el diálogo y la argumentación, incompatibles con la violencia.” (p.131)

En conclusión para educar en valores debemos seguir unas pautas que vayan llevando al niño y la niña a forjar su propia moral, su ética, su carácter. La pedagoga y psicóloga Celia Rodríguez nos lo resume de la siguiente manera y nos propone unas pautas a seguir:

1

Educa en valores, no adoctrines: Ayúdales a construir su propia escala de valores de forma autónoma y racional. Que sean ellos mismos los que acepten los valores por propia iniciativa y entiendan los mismos.

2

Favorece un enfoque vivencial, los valores no se aprenden como los conceptos, se adquieren mediante la vivencia afectiva de los mismos.

3

Utiliza una perspectiva transversal, trata de hacer que la educación en valores esté presente en todo momento educacional, independientemente del tema, edad, disciplina, educación familiar o escolar.

4

Enséñales a ser críticos con la información que les llega desde distintos medios en especial de los  medios de comunicación. Haz que reflexionen mediante preguntas.

5

Utiliza un ambiente de dialogo como base del respeto y la igualdad.

6

Propicia la ayuda mutua para fomentar la colaboración y el respeto.

7

Facilita la participación de todos, como medio para lograr la  conciencia de igualdad.

8

Emplea Normas transparentes y compartidas.

9

Haz de ejemplo para ellos, es más fácil ejemplificar una buena  conducta que enseñarla.


La revista Educación3.0 nos aporta  30 cortometrajes para educar en valores que  pueden sernos útiles en el aula y en las familias.

 

 

29.03.2015

¿Te tomas un café? RRSS te puede contestar…

por Dolores Álvarez

CBApYnDWQAAiDb2

Me ha encantado esta representación de las redes sociales, vía , porque además me gusta mucho el café. Echo en falta , Vine, Tripadvisor, Tumblr y el WhatsApp, ahí es donde precisamente digo yo «Vamos al café, te apuntas?» Y… qué curioso que estoy en todas aunque no las use a diario. Tengo la suerte de que mis hijos @pedrojimenez y @Bnitojimenez me van poniendo al día de cada una de las RRSS que van saliendo y me tienen a la última. Esto me sugiere una interpretación personal de cada una que os paso a relatar.

Facebook, («Caralibro», como le dice mi amigo @juanmadiaz) al principio la usé como para ver a la gente, un poco de cotilleo, poco a poco se ha ido ampliando y son tantos los amigos y amigas que tengo en ella que me resulta casi necesaria. Cuando conecté mi cuenta de Twitter con Facebook ya me resultó más cómodo porque así no tenía que publicar en las dos. Mucho más fácil cuando hice la intercomunicación de forma que las dos están conectadas, lo que publique en una u otra sale en las dos. A través de esta red he conectado con compañeros y compañeras, con amigos y amigas, con muuuchos antiguos alumnos y alumnas, con mucha gente que frecuentemente me enriquecen con sus aportaciones y comentarios. Parece que cuando ves a la gente la tienes más cercana y te va alimentando la amistad que tienes con cada persona, aunque la veas poco. A todos mis amigos y amigas de esta red les pido, por favor, que no se cambien tanto de perfil y que se pongan solo ellos o ellas, no me pongan a la familia entera, o al niño o la niña o al perro… se trata de mostrar quién habla o escribe y no hace falta poner a tanta gente, ni cambiar tanto, esto llega a confundir con quién te relacionas. Puedes crearte una cuenta aquí. Sigue leyendo

23.03.2015

¿Queremos más para cambiar nuestra metodología?

por Dolores Álvarez

como aprendemos10268588_10204553956183326_4810708039433148363_n(Infografía de William Glasser, conocida a través de Lourdes Giraldo Vargas)

Según esta investigación es totalmente necesario que se cambie la forma de enseñar. En Primaria conozco parte del profesorado que ya lo está haciendo y que está llevando otra dinámicas en las clases para que el alumnado aprenda. En Secundaria,la parte que conozco, es más conservadora en cuanto a trabajar con el alumnado por proyectos, de forma colaborativa y que se vaya dando cabida a esta forma de aprender sin tanta transmisión de conocimientos y punto, haciendo que la persona sea partícipe de su propio aprendizaje. Sigue leyendo

21.03.2015

¿Equipos Directivos vs Motores de Innovación?

por Dolores Álvarez

índice

Leyendo esta mañana el artículo de María Acaso: «Pedagogías clandestinas: cuando por fin los innovadores pudimos dejar de pedir permiso…» Me encuentro con este párrafo que me enerva:

«¿Por qué somos siempre los que incitamos el cambio los que tenemos que dar explicaciones, los que tenemos que convencer, los que tenemos que justificar la necesidad de cambiar, en vez de ser los que NO quieren cambiar los que tengan que dar explicaciones? Y es que cada vez que doy una charla o una conferencia son legión las personas que se acercan al final y me cuentan lo felices que se encuentran descubriendo que NO SON los únicos profesores raros, los únicos profesores incomprendidos, los únicos profesores que tienen que luchar contra los equipos directivos, contra el mobiliario, contra los padres, contra algunos alumnos y lo peor de todo, contra el miedo».

Me entristece y me enerva especialmente la frase …«los únicos profesores que tienen que luchar contra los equipos directivos»… Sigue leyendo

21.03.2015

«Educar» de Celaya

por Dolores Álvarez

images

Hoy Día mundial de la poesía quiero recordar a Gabriel Celaya con su poema «Educar»

EDUCAR

Educar es lo mismo
que poner motor a una barca…
hay que medir, pesar, equilibrar…
… y poner todo en marcha.
Para eso,
uno tiene que llevar en el alma
un poco de marino…
un poco de pirata…
un poco de poeta…
y un kilo y medio de paciencia
concentrada.

Sigue leyendo

13.03.2015

He disfrutado de todos, menos uno, zemos98

por Dolores Álvarez

64x100-b

¿Qué locura hace la cultura de este país para que zemos98 tenga que paralizar su festival en el 2016? Digo paralizar y no acabar con él porque pienso que lo retomarán cuando vuelvan tiempos mejores, esa es mi esperanza.

Me cuesta trabajo entender un mes de abril sin el Festival de zemos98 en Sevilla. Cuando leo esta carta de despedida se me nubla la vista y siento un gran vacío en mi corazón, no es posible que la ignorancia cultural de estos dirigentes haya hecho callar a todo un colectivo preocupado por la cultura libre, por la educación, por la música, por el arte, por… Dicen en dicha carta: «El Festival ZEMOS98 es un proyecto sin ánimo de lucro donde siempre nos han importado más los procesos que los resultados, tejer relaciones más que cubrir cuotas de espectadores, generar redes más que tener impacto… pero además, siempre hemos suplido la falta de dinero con nuestras propias vidas. El festival ha sido siempre un proyecto político con el que, lamentablemente, hemos perdido mucho dinero. Dinero que hoy seguimos devolviendo. Habría que hacer una reflexión más profunda sobre cómo los proyectos sin ánimo de lucro acaban convirtiéndose en proyectos “con ánimo de gasto” personal»

¿Cómo se pueden acallar estas voces? Personas a las que su trabajo les ilusiona, lo viven, lo incardinan con sus propias vidas, con sus familias, incluso con sus vulnerables economías, personas que presumen de aprender de y con los demás.

«Esta ha sido la gota que ha colmado el vaso. La falta de respeto y el ninguneo constante hacia nuestro trabajo no parecen tener límites para unas instituciones que son conscientes de nuestra debilidad».

Hace 17 años que estoy viviendo el mes de abril como el mes del Festival de Zemos98, así lo plasmo en mi calendario personalizado. Dispuesta a aprender en esa semana todo lo que me presenten porque siempre aciertan, porque los intereses culturales de este grupo también son los míos, porque la cultura es la acción que puede transformar a un pueblo para que se oiga su voz, para que crezcan personas responsables, críticas con su entorno y sabiendo dónde están. Así lo he ido plasmando en mi blog y como muestra podéis leer esta entrada «Asistir al 15 festival de zemos98 es aprender»

El Festival siempre me recuerda con la alegría que lo vivía mi madre. Durante los primeros años la sede fue nuestra casa y en ella vivimos intensos momentos. La abuela Dolores recepcionaba los cortos que iban llegando, incluso ella participó en uno de ellos. Preparaba afanosa la comida, en abundancia porque no se sabía cuántos iban a venir a comer y ella disfrutaba. Estaba atenta a los que venían de fuera y los cuidaba, recuerdo el año de Fran Ilich que venía con una gastroenteritis. La llevábamos a los conciertos, a las sesiones de visionados, a las conferencias… disfrutaba y se sentía orgullosa de lo que hacían sus niños. Un año en el Lope de Vega, en una sesión de inauguración, sentada en un palco, ya en su silla de ruedas, se sintió muy grande y el resplandor de su cara así lo manifestaba. Sería muy largo contar todas las experiencias que vivimos con ella y el Zemos98.Pero quiso la vida llevársela en el 2007 y ese fue mi año de ausencia, ella se merecía ese respeto.

Espero y deseo que este anuncio de ahogo del Festival pronto nos lleve al anuncio de que vuelve a renacer por el bien de la Cultura en Sevilla, en Europa y en el mundo.

¡Zemos98 es un gran proyecto cultural que no desfallece por muchas piedras que les pongan en el camino!

 

 

 

12.03.2015

Y el Festival ZEMOS98 se ahogó

por Dolores Álvarez

13754718133_08fc555263_z


17 años. Es lo que hemos conseguido. Vamos a decirlo sin anestesia: el próximo será el último Festival ZEMOS98. Nos ahogamos. Hasta aquí hemos llegado. Estamos cansadas y tristes. Pero la energía que nos queda la vamos a usar, como siempre hemos hecho, en intentar que nuestra última cita, del 15 al 18 de abril, sea la mejor edición posible en las condiciones en las que nos encontramos.Esta decisión no es nueva y de hecho este texto lleva escribiéndose durante algo más de dos años pero nunca vio la luz porque siempre nos pudo la voluntad de seguir adelante.  De intentarlo y luchar. No es que nos hayamos rendido, es que esta lucha ya no merece la pena.Desde que nació, el Festival ha sido nuestro proyecto emblema. Y prácticamente desde sus inicios en El Viso del Alcor, el espíritu siempre fue el mismo: aprender con gente que hace cosas interesantes. Una regla muy simple que ha regido una edición tras otra. Con errores y aciertos. Queríamos poder mostrar contenidos que no solían ser programados en nuestra ciudad. Hacer que personas que no suelen encontrarse tuvieran un espacio y un tiempo, aquí, en el sur. Pero eso se acaba, al menos para nosotras. La buena noticia es que, a pesar de la crisis y la precariedad, incluso a pesar de sus gobernantes, Sevilla es hoy una ciudad llena de proyectos interesantes. Seguiremos ahí pero haciendo otras cosas.

El estado español está siendo atravesado por  una revolución democrática. Vivir intensamente los esfuerzos de tanta gente por conseguir una transformación política, hace que nos planteemos dónde y cómo queremos depositar nuestros esfuerzos e ilusiones. Y aunque el lugar desde el que hablamos sea la cultura y aunque durante mucho tiempo hayamos defendido esa posición de intermediarios entre la institución  y la ciudadanía, somos conscientes de cuál es ahora la prioridad: recuperar las instituciones para que se produzca un cambio en la forma en que se gestionan nuestras vidas. En eso, ni un paso atrás. Con este texto queremos contribuir a desdibujar un modelo de gestión de las políticas culturales que esperamos tenga los días contados.

Ninguneo institucional y precarización de las prácticas culturales

Nuestro descontento no se produce de un año a otro, es una larga acumulación de desplantes, desatención, desgana y pérdidas económicas. Quienes nos conocen saben que somos tendentes a la autocrítica, por eso asumimos que parte del relato de esta despedida es culpa nuestra. Sin embargo, quienes nos conocen también pueden dar fe de la innumerable cantidad de veces que hemos intentando repensar nuestro modelo festival y como en todas ellas la respuesta por parte de las instituciones ha sido cada vez más decepcionante. Sin ir más lejos, el pasado mes de septiembre de 2014 dijimos basta. Cada año ha sido más difícil. Seis años insertos en un proceso de mengua constante de los apoyos económicos pero también de otro tipo de atenciones no solamente monetarias. Y no nos confundamos, esto no se soluciona con más dinero: no hay política cultural, ni se la espera, que se preocupe de estos asuntos. Ese es el debate que nos gustaría abrir.

Venimos reclamando a las administraciones que nos gobiernan, en la gestión de las políticas públicas y de las culturales en particular, que atiendan a los estándares de transparencia, que jueguen limpio y que generen documentos accesibles para conocer qué se hace con nuestros impuestos. La tendencia, en presupuestos de diferentes entidades locales, regionales o estatales, es eliminar las partidas nominativas y crear macro-transferencias a agencias de gestión pública en donde el grado de transparencia es menor.

No pretendemos hacer aquí un análisis global de la gestión económica de la cultura en Sevilla o en Andalucía, pero sí queremos  ser críticos y contar el proceso que hemos seguido con el conjunto de instituciones que nos apoyan o nos han apoyado. Todo lo que vamos a contar aquí ha sido ya reclamado, contado y discutido en reuniones y conversaciones con dichas instituciones.

Hay un gran mito que siempre ha sobrevolado sobre ZEMOS98: las subvenciones. Las ha habido, pero nunca han supuesto (en ninguna de las ediciones) más de un 25% del presupuesto, siendo en ocasiones apenas un 15%. Siempre hemos defendido ser una iniciativa privada con vocación de servicio público. Hemos intentado acceder a cualquiera de las oportunidades de financiación que nos parecían éticas y justas: contrataciones artísticas, convenios, etc. Siempre hemos hecho devoluciones públicas de nuestro trabajo (todo tipo de contenidos liberados con licencias que han permitido el libre acceso o la reutilización de vídeos, libros, fotos, audios…). También hemos caído en contradicciones, nunca las hemos negado. El Festival ZEMOS98 es un proyecto sin ánimo de lucro donde siempre nos han importado más los procesos que los resultados, tejer relaciones más que cubrir cuotas de espectadores, generar redes más que tener impacto… pero además, siempre hemos suplido la falta de dinero con nuestras propias vidas. El festival ha sido siempre un proyecto político con el que, lamentablemente, hemos perdido mucho dinero. Dinero que hoy seguimos devolviendo. Habría que hacer una reflexión más profunda sobre cómo los proyectos sin ánimo de lucro acaban convirtiéndose en proyectos “con ánimo de gasto” personal.

Nuestra financiación tampoco se ha basado en entidades privadas. El 90% de nuestro presupuesto ha provenido en estos años de instituciones públicas. El marco presupuestario sobre el que nos movíamos en el momento de mayor sostenibilidad económica del mismo (2008) era de 211.000€. El 10 Festival ZEMOS98 fue un evento de resonancia internacional, con 30 invitados provenientes de 10 países y 20 actividades abiertas al público. Los flujos de público, que prácticamente no han cambiado (ni hemos crecido espectacularmente ni hemos perdido público) han estado en torno a las 2.500/3.000 personas presenciales y a las 20.000 personas implicadas digitalmente. El equipo de producción del festival llegó a ser durante ese periodo de unas 20 personas. Sí, 20 personas contratadas unos meses. Desde entonces solo nos hemos ido encontrado tropiezos uno detrás de otro. Vamos a enumerarlos.

  1. Falta de compromiso plurianual. El Festival ZEMOS98 es una actividad que todos los años se celebra ¿por qué tenemos la sensación de que cada año hay que volver a explicar qué es como si fuera algo nuevo? Un ejemplo concreto, en 2011 el Festival ZEMOS98 tenía una subvención nominativa en el presupuesto de la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía, sin ninguna evaluación contraria a la actividad que veníamos organizando dicha subvención fue retirada, sin avisar. Como se fue vino y ese año no hubo aportación económica. Al siguiente año, después de pelearlo, conseguimos que fuera de 5.000€ (IVA incluido). En 2014 sólo apoyaron en especies y en 2015 hemos conseguido volver a la situación de 5000€ (IVA incluido) + especies. ¿A qué se debe este vaivén? La Agencia de Industrias Culturales reitera su compromiso con nuestro festival año a año. Claro, decirlo no cuesta dinero. De hecho otros servicios de la consejería (el de programas europeos y el de formación a funcionarios) nos llaman para que contemos “nuestro modelo” y a pesar de ser un proyecto que está investigando en temas que son coincidentes con las líneas de actuación preferentes de programas culturales a nivel europeo (tales como las narrativas, los espacios de producción contemporáneos, la educación audiovisual) recibimos este mísero apoyo. Ellos lo saben, pero es lo que hay, la cultura no es prioritaria en la Junta de Andalucía, ya lo han demostrado recientemente las artes escénicas con las luchas del ‘presupuesto cero’.
  1. Los honorarios de la cultura. ¿Cómo se cobra en cultura por el trabajo realizado? ¿Por qué los asuntos de la autoprecarización o de la precarización forzosa casi siempre nos cuesta tanto pudor exponerlo en las negociaciones? Sentimos que hay una trampa generalizada en los espacios de financiación de la cultura porque al final quien sale más perjudicado es la entidad que recibe el dinero. Los gastos del festival, en un 30-40% son de personal contratado para la elaboración del proyecto ¿Por qué no pueden ser imputados? ¿Es que acaso está mal, para justificar un gasto, que se presente una nómina? A veces es más fácil pagar a una imprenta que el sueldo del trabajador que ha gestionado toda la comunicación con esa imprenta. Una locura. Sin ánimo de lucro sí, pero con ánimo de llegar a fin de mes. Hay una leve diferencia.
  1. La torpeza administrativa. Salvo contadas excepciones, la mayoría de instituciones nos han mareado y puesto pequeñas dificultades que con el paso del tiempo se convierten en verdaderos problemas de gestión. Ejemplos hay muchos pero quizás el más grave sea el retraso de los plazos hasta niveles directamente ilegales. A menudo acompañados por frases tales como “es por culpa de la Intervención”. ¿Os suena, no? Por ejemplo, el Ministerio de Cultura nos suele conminar a presentarnos a ayudas en las que el plazo de presentación es imposible de cumplir.  Esta es la tónica de los últimos años del ICAA, Instituto de la Cinematografía y las Artes Audiovisuales dependiente del Ministerio de Cultura, cuyas convocatorias para festivales – en la que concurrimos absurdamente festivales de todas las escalas (grandes, medianos, pequeños, entidades públicas, privadas, instituciones) – se convocan con un plazo de 15 días naturales. Hace dos años se presentaron a finales de marzo y el plazo terminaba el 31 de marzo. Pero a pesar de eso ¿tiene sentido que de la convocatoria de 2014 de los 140.000€ repartidos 80.000€ se los llevaran los Goya? Pensadlo, un festival ZEMOS98 compitiendo con el discurso de González Macho. Daría risa si no fuera tan triste. Dejamos para la imaginación una práctica muy común dentro de esta categoría: pedir que se justifique una aportación detallando gastos con facturas sin haber realizado el ingreso de dicha ayuda. Adivinad quién gana: exacto. Los bancos a los que hay que pedirles prestado el dinero para hacer el gasto de una ayuda que hay que justificar cuyo ingreso no se ha realizado. 
  1. Las negligencias políticas. Una negligencia política puede acabar con tu proyecto. Desde hace 4 años arrastramos una deuda de 18.000€ por una de este tipo. Todo pasa cuando el PSOE e IU gobiernan la ciudad en coalición, el primero gestiona el Área de Cultura y el segundo la de Juventud. Los dos ámbitos a los que nos hemos dirigido en estos años. El caso es que la intervención del Ayuntamiento de Sevilla dijo en 2010 que dos áreas diferentes no podían apoyar el mismo proyecto. Que se hicieran transferencias internas y que solo pusiera dinero una delegación. Dicha directriz se intentó, con toda la buena pericia e intención por parte del personal administrativo del Ayuntamiento, pero no se pudo hacer. Todo aquello se quedó en un compromiso por parte de los responsables de Juventud, la delegación que menos ponía, de realizar una contratación al año siguiente. Dicho compromiso se tradujo en un documento de reconocimiento de deuda, firmado en junio de 2011, con las elecciones ya celebradas, del director de juventud en representación del Ayuntamiento. Con dicho reconocimiento de deuda fuimos a un banco y nos adelantó el dinero. Cuando reclamamos la factura el Ayuntamiento, ya con la nueva corporación, rechazó pagarla y se inició la que probablemente haya sido la gestión administrativa más desagradable y frustrante que hemos tenido que vivir: saldar la deuda con el banco (teniendo que pedir un dinero que no teníamos), emitir informes de celebración de la actividad, aportando las pruebas correspondientes (gastos, personal contratado, etc.), hacernos con los servicios de un abogado y decidirnos, convencidos de que teníamos razón, a reclamar judicialmente. Finalmente el resultado del juicio fue que se exime al Ayuntamiento del pago de esa factura. ¿Por qué? Porque aunque habiendo quedado demostrado que la actividad se realizó la persona que firmó dicho reconocimiento de deuda no realizó ni uno de los trámites legales de la contratación y sobre todo, no tenía potestad para firmar ese reconocimiento de deuda. A pesar de lo cuál, nosotros nos preguntamos, ¿un político cuando actúa con un cargo público, no está representando a la institución? ¿Por qué se exime a la institución si en este caso, él era la institución? De hecho el juez, en la sentencia, básicamente dice que hemos sido estafados y nos eximió de pagar las costas. En IU (partido del ínclito) no saben ni dónde está aquel director de juventud. 18.000 euros que seguimos pagando de nuestro bolsillo. 

La excepción de 2014 y nuestras condiciones para 2015

Cómo ha sobrevivido el Festival o cómo hemos llegado hasta aquí no es difícil de entender si seguís nuestra estela: En 2012 solicitamos un préstamo a COOP57 de 98.000€ que fue avalado por 271 personas y colectivos. Como muchas otras iniciativas de nuestro entorno, hemos tenido que auto-despedirnos y pasar a ser autónomos que cobran por proyectos (uno de nuestros grandes orgullos anti-precariedad había sido poder mantener la cotización de un grupo regular de personas) en un momento en el que hasta 4 personas han iniciado procesos de paternidad/maternidad.

El Festival tuvo en 2014 unos ingresos totales de instituciones españolas (locales y regionales) de 33.000€. Si hacemos una retrospectiva con respecto a 2008, los ingresos han sido:

  • 2008 – 211.000€
  • 2009 – 150.000€
  • 2010 – 181.000€
  • 2011 – 143.000€
  • 2012 – 70.000€
  • 2013 – 61.000€
  • 2014 – 33.000€ 

¿Cómo fue posible hacer un Festival en 2014 con una reducción del 85% de los ingresos con respecto a 2008? Aquí nos encontramos con el más reciente y ambivalente de los condicionantes: el apoyo europeo.

En 2012 tuvimos la suerte de entrar a formar parte de Doc Next Network. Dicha red consiguió una subvención europea gracias al liderazgo de la European Cultural Foundation para desarrollar un proyecto titulado “Remapping Europe”. Aquel proyecto se diseñó aprovechando que el Festival ZEMOS98 es uno de los eventos más potentes de los socios de la red y parecía que era el lugar ideal para celebrar sus actividades finales: un encuentro internacional, la presentación de una publicación y de un espectáculo de Live Cinema  que ha viajado por Europa. Una suma total de 150.000 euros comprometidos para ese año y para esas actividades. Pero insistimos, sólo para ese año y de manera circunstancial. Así lo avisamos a las instituciones. Pero su respuesta fue dolorosamente predecible: falta de previsión y falta de compromiso.

La temporalidad del dinero europeo no puede nublarnos la visión del recorte brutal que hemos estado recibiendo en los últimos años y de la extensión de una mala praxis plagada de incompetencias, negligencias o vacíos administrativos. Por todo esto y porque no teníamos una aportación europea como la del año pasado, en septiembre de 2014 decidimos convocar a las entidades que aún apoyan el Festival para lanzarles el siguiente mensaje: “por menos de 60.000€ de entidades españolas no podremos hacer el Festival”. Nuestra intención era volver a un presupuesto mínimo de 100.000€, consiguiendo (aproximadamente) el 60% de entidades españolas y el 40% de entidades internacionales.

Tras tener que aguantar los cansinos y espaciados ritmos que nos imponen estas instituciones cada vez que queremos interlocutar con ellas, finalmente el apoyo de entidades españolas pareció quedarse en 55.000€ y con un compromiso de “buscar más dinero entre todos”. Eso fue el 18 de diciembre. Una vez más, íbamos tarde. Pero decidimos seguir adelante y conseguimos in extremis enlazarlo con el proyecto europeo que estamos llevando a cabo este año. Esta vez, sin embargo, pudiendo solamente sumar una aportación de 21.500€. Estábamos en un total de 76.500€, contando entidades españolas e internacionales. Decidimos que, aunque no llegáramos al mínimo que nos habíamos impuesto, seguiríamos adelante y lucharíamos hasta el final por conseguir algo más de financiación.

Tras correr durante el mes de enero y comenzar a diseñar un evento internacional con 60 invitados de fuera de Sevilla, el 19 de Febrero recibimos una noticia demoledora: una institución que nos había apalabrado (por supuesto nunca firmado, ¿para qué hacer las cosas por escrito con tiempo?) una aportación de 32.000€ nos dice que finalmente serán 24.000€ (paradójicamente, la aportación es mayor que la del año anterior pero, ¿de qué sirve si la cifra varía en un 25% a menos de dos meses del Festival?). Por otra parte, otra de las personas que se había comprometido a apoyarnos es cesada al mismo tiempo que se convocan elecciones andaluzas. Quien la sustituye a día de hoy no nos ha cogido el teléfono. Así, en una semana un agujero de 12.000€. El hecho de recibir más dinero que el año pasado nos dejaba poco margen para la queja o para suspender el Festival, sabiendo que hay muchos proyectos que ni siquiera han podido recuperar aportaciones de años anteriores. Pero de aquí en adelante, se acabó soportar este tipo de cosas: en 2016 no habrá Festival ZEMOS98.

Esta ha sido la gota que ha colmado el vaso. La falta de respeto y el ninguneo constante hacia nuestro trabajo no parecen tener límites para unas instituciones que son conscientes de nuestra debilidad. Conscientes de que si nos mantienen en nuestra penosa precariedad, no nos quejaremos. “Esto es lo que hay”. “Este es el peor año”. “Lo importante es aguantar”.  Y la verdad, no se trata de dinero. Hay profesionales trabajando dentro de instituciones culturales que siempre han luchado por preocuparse por lo que hacemos, por darnos plazos razonables, por ayudarnos y acompañarnos. Muchos políticos y gestores públicos no entienden que el problema de la gestión de los recursos no solo se resuelve asignando partidas presupuestarias. En ocasiones, contar con 1.000€ con 9 meses de antelación puede ser más útil que contar con 2.000€ sabiéndolo con un mes de antelación a la actividad a realizar. A veces, una discusión sobre los contenidos y el enlace con otras instituciones es más valioso que la aportación económica. Y eso hace tiempo que no se da en España.

Nos ahogamos, pero nos disolvemos en la marea

Pero más allá de las aportaciones y de la situación del Festival ZEMOS98. ¿A quién le preocupa realmente la sostenibilidad de los proyectos en cultura? ¿Existen los interlocutores que gestionan presupuestos de cultura y están cualificados para tomar decisiones? ¿Existen gestores preocupados por la barbaridad que supone confirmar un presupuesto con menos de dos meses de antelación y que te argumenta “que la falta de noticias son buenas noticias”? ¿Quién se está preocupando de cuidar a los proyectos culturales que se están comprometiendo con la situación social que vive España y Europa? ¿Será posible seguir defendiendo la cultura como herramienta para la transformación social y no como mero entretenimiento? ¿Qué ocurrirá si despoblamos nuestras ciudades y nuestros pueblos de otras propuestas culturales que no sean única y exclusivamente las hegemónicas?

Nunca nos gustó aquello de que “la crisis es una oportunidad”. Parece una frase diseñada para los accionistas de Bankia más que para los trabajadores precarios. Pero sí tenemos la esperanza de que esta muerte nos pueda hacer reflexionar y llevarnos a su vez a nosotros a otro espacio. A un lugar donde podamos programar contenidos vinculados a la cultura libre, al audiovisual independiente y experimental o a educación que se expande y desborda los límites de lo formal. Un lugar donde podamos defender la cultura como un proceso de investigación para el aprendizaje colectivo. Un lugar donde los cuidados ocupen el lugar central. Un lugar para pensarnos y para recrear. Un lugar donde podamos hacer nuestro humilde y laborioso trabajo: cultura. Si conocéis alguno avisad, seguimos necesitando comer.

En el Festival hemos vivido momentos increíbles como ver al escritor mexicano Fran ilich cruzar el oceáno atlántico para venir a un festival de pueblo hecho con menos de 600€. Nos emocionamos cuando vimos rehacer la historia del racismo a DJ Spooky, llenando 600 butacas de la Escuela de Ingeniería en la primera edición que hicimos en Sevilla capital. Pudimos ver a Peter Greenaway haciendo de video-jockey en el Teatro Lope de Vega. Llegamos a conocer a realizadores de más de 50 países que enseñaron su trabajo en nuestro Festival. Facilitamos experiencias sonoras irrepetibles como la de Israel Galván, con Fernando Terremoto y Orthodox. Nos hizo saltar de las butacas del Teatro Alameda Dat Politics. Pudimos ver a Ronaldo Lemos escuchando activamente a Jesús Martín Barbero mientras hablaba de Educación expandida. Nos dimos cuenta de todo lo que nos quedaba por hacer en el ámbito de los cuidados, el procomún y el copylove. Programamos un taller con el hijo de Augusto Boal. Editamos un libro sobre remezcla donde hablan entre sí seres de todas las épocas, tales como Wu Ming, Laurence Rassel o Mar Villaespesa. Escuchamos el código fuente audiovisual de Marina Garcés. Nos hicieron sentir menos solas el Ateneu Candela, la cooperativa ETCS  o el Patio Maravillas. Nos contagiaron su risa amigos y amigas de todo el Estado. Compartimos proyectos, ilusiones y vida con Colaborabora, ZZZINC, la PRPC, Tramallol, La Carpa, DNN y tantas personas que, aunque no citemos aquí, esperamos se sientan representadas. Subimos miles de textos, fotos y vídeos de documentación sobre el Festival.

Nos despedimos no sin antes dar las gracias. Gracias a las personas que habéis asistido, una o decenas veces, de manera presencial o digital. Gracias a las personas que habéis venido a mostrar vuestro trabajo. Gracias a quienes habéis currado a destajo para levantar una tras otra de las 17 ediciones. Gracias a las pocas personas que desde dentro de las instituciones nos entienden. Gracias a nuestras familias, por estar siempre ahí, por apoyarnos emocional y económicamente. Gracias.

La historia del Festival ZEMOS98 es la historia de la vida de muchas de nosotras por eso nos queremos despedir con un mensaje: nos ahogamos, sí, pero como dice Belén Gopegui lo hacemos para “ser nieve, ser lluvia, ser marea”. Nos vemos en el futuro.

 

 

 

06.03.2015

Hoy no es un día cualquiera…

por Dolores Álvarez

Hoy no es un día cualquiera, hoy 6 de marzo, hace siete años, asistí a uno de los momentos más emotivos y grandes en mi vida. No se puede expresar con palabras lo que se siente ante la llegada de una nueva personita en tu familia, pero si además tienes la suerte de verla salir al mundo, esto es indescriptible, sensaciones de alegría, llanto por doquier, ternura… sólo he asistido a ese parto en vivo y es algo que recomiendo a todas las personas que puedan hacerlo.

Edi disfrutó de ese su primer parto, Benito lo vivió intensamente sin perderse detalle, Mercedes, mi amiga matrona, me enfundó la bata verde de quirófano y me regaló la bonita experiencia, nunca lo olvidaré, gracias a los tres por dejarme asistir a este acontecimiento tan entrañable.

Dos meses antes de nacer Lola había muerto la abuela Dolores y yo estaba muy triste porque estaba muy unida a ella, porque toda mi vida había estado disfrutando con ella, de su alegría, de sus charlas, de sus experiencias en los viajes, de los cuales disfrutaba como una niña, porque era mi madre y yo la quería mucho. Recuerdo el día que le dijimos que Edi estaba embarazada cómo disfrutó y lloró de alegría, pero también lloraba de rabia porque ella estaba enferma y bien sabía que a esa niña ella no la iba a poder disfrutar, así fue, quizo la vida llevársela dos meses antes del nacimiento de Lola. Pero desde el cielo ella te ve y sigue disfrutando de ti, tú desde pequeña la conoces por imágenes y sé que la quieres mucho.

La decisión de llamarla Lola me hizo muy feliz porque era un homenaje a varias mujeres de nuestra familia y seguía perpetuando ese nombre tan castizo, LOLA, que no el sufrimiento de Dolores.

Mi niña, desde aquí quiero agradecerte todos los buenos momentos que me haces disfrutar contigo. Me encanta cuando me dices que te cuente una historia de tito Pedro y tu padre de cuando eran chicos; me encanta cuando me abrazas con esa fuerza que te dan los nervios del cariño; me encanta cómo quieres a Mario y cómo lo conoces, me encanta cómo quieres a Emma y estás siempre dispuesta a disfrutarla; me encanta lo bien que lo pasas con el abuelo cuando te lleva a tus actividades, cuando juegas con él, cuando te hace la cena; me encanta que digas que el mejor puchero es el de tu abuela Edelmiri porque sé que eres sincera y yo no me enfado por eso; me encanta cómo adoras a tu madre y a tu padre, ellos están por encima de todas las demás personas que te rodeamos; me encanta lo que quieres a todas tus primas y lo mucho que estás deseando estar siempre con ellas; me encanta el trío que haces con Rocío y con Paula, que aunque os veis poco, os tenéis un cariño especial.

No puedo olvidar los momentos que hemos pasado juntas en la playa, con la tita Achi, ella te activa tu creatividad, tu estilo, tu sensibilidad, tu coquetería, ella es tu tita aunque no lleve nuestra sangre pero es que el amor se transmite con el cariño y ella es una más de nuestra familia a la que tú ves en acontecimientos familiares y a la que disfrutas cada vez que puedes.

Lola, ya tienes siete años y eso es una edad importante: sabes leer, dibujas muy bien, cuidas de tu hermano, te vistes sola, comes muy bien, sabes cantar en un coro, sabes danzar y disfrutar de tus amigas y amigos, estás creciendo muy rápida y yo te deseo una vida llena de alegría.

Página 30 de 53«...1020...2829303132...4050...»
Acerca de La Colina de Peralías
El blog La Colina de Peralías está hecho con Wordpress 4.8.12 para ZEMOS98.
Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers: