La Colina de Peralías
21.03.2015

¿Equipos Directivos vs Motores de Innovación?

por Dolores Álvarez

índice

Leyendo esta mañana el artículo de María Acaso: “Pedagogías clandestinas: cuando por fin los innovadores pudimos dejar de pedir permiso…” Me encuentro con este párrafo que me enerva:

“¿Por qué somos siempre los que incitamos el cambio los que tenemos que dar explicaciones, los que tenemos que convencer, los que tenemos que justificar la necesidad de cambiar, en vez de ser los que NO quieren cambiar los que tengan que dar explicaciones? Y es que cada vez que doy una charla o una conferencia son legión las personas que se acercan al final y me cuentan lo felices que se encuentran descubriendo que NO SON los únicos profesores raros, los únicos profesores incomprendidos, los únicos profesores que tienen que luchar contra los equipos directivos, contra el mobiliario, contra los padres, contra algunos alumnos y lo peor de todo, contra el miedo”.

Me entristece y me enerva especialmente la frase …“los únicos profesores que tienen que luchar contra los equipos directivos”…

¿Cómo un profesor o profesora que innova puede sentir el obstáculo del equipo directivo? Me apoyo en las palabras leídas también esta mañana de mi buen amigo Miguel Rosa, en su artículo: “Liderazgo emocional, cómo ser líder educativo y no morir en el intento”         :”Un buen líder quizás tenga algunas cualidades innatas que le facilitan la labor, pero en la mayoría de los casos los líderes crecen cuando su trabajo consigue reconocimiento. Un reconocimiento que se manifiesta en el seguimiento de los proyectos, en un excelente clima escolar , en la apertura a la comunidad…   La base del liderazgo es el apoyo de los que rodean al líder y trabajan junto a él”.

Los equipos directivos, a pesar de todas las trabas como bien explica Miguel, deben ser los promotores del cambio pero en compañía, no pueden sentir el rechazo del profesorado, circunstancia que se da con frecuencia, la labor educativa es de grupo de lo contrario no tendrá éxito.

El Equipo Directivo en sí ya es un grupo que debe estar conectado en ideas y proyectos a llevar a cabo, dentro de este grupo no se pueden parcelar las acciones para que todo vaya administrativamente correcto y ya está, es necesaria una complicidad de ideas y de actuaciones que hagan ver al profesorado que ese equipo se preocupa por la educación y por la transformación necesaria para que el alumnado y el profesorado se sientan felices en la tarea que llevan a cabo. Si el equipo tiene un buen clima entre sus componentes, esto se corresponderá a la hora de transmitir ese “liderazgo” necesario para que la comunidad marche.

Los Equipos Directivos de los centros deben ser los promotores del cambio y por supuesto no poner trabas a cualquier proyecto que venga del profesorado con la intención de mejorar la educación. Pero unos directivos no son nada si el profesorado no está a su lado, si el verdadero grupo que quiere transformar es todo el claustro. En muchas ocasiones los directivos sienten la soledad del que gobierna porque hay personas que todo lo miran por el prisma de los cargos y desprecian cualquier iniciativa proveniente de los mismos.

Durante muchos años (más de veinte) he formado parte de equipos directivos y afortunadamente me he sentido bien con los grupos y con los claustros, a pesar de las continuas adversidades que se van presentando. Nunca he actuado sola, siempre he trabajado colaborativamente y eso me ha hecho recoger unos buenos frutos, por eso me ha molestado cuando María Acaso comenta que el profesorado tiene que luchar contra los equipos directivos, sé que los hay pero no se puede generalizar como una pelea constante del profesorado en favor de la creatividad y del buen hacer.

 

3

comentarios

comentar

1 - djs 21.03.2015 - 21:05

El discurso del liderazgo educativo nace en sistemas educativos donde los directivos educativos y los profesores están completamente separados. El directivo es un gestor del centro (presupuestos, contratación de profesores, rendimiento de cuentas, etc.). En este contexto, surge la idea de que esos directivos pueden ser agentes clave en el mejoramiento de la calidad del aprendizaje de los alumnos. La idea es que mejorando sus competencias directivas, influyen en los profesores, en la institución y, en última instancia, mejoran el aprendizaje de los alumnos. Liderazgo puede significar muchas cosas, pero, ¿para qué engañarnos?, en este discurso tiene que ver con el coaching, el crecimiento personal, la gestión de personal y la retórica del emprendimiento. El directivo es un emprendedor que gestiona su propia empresa, en este caso es un centro educativo.
En España, donde el modelo es radicalmente diferente (el director del centro es un profesor más y el centro tiene un funcionamiento democrático), este modelo del liderazgo educativo tiene poco sentido en el nivel de las prácticas, pero está empezando a funcionar en el nivel del discurso. En próximas reformas educativas terminarán imponiendo este modelo del director del centro como gestor de empresa, aunque se llamara liderazgo educativo, etc. etc.

Los ejemplos que has señalado son un buen ejemplo para resistir al discurso de liderazgo y manterner una de las mejores cosas que tienen los centros en España: su funcionamiento democrático. De hecho son, una de las instituciones más democráticas en el país.

El discurso de María Acaso y otros muchos es una variante del mito del emprendedor y del innovador schumpeteriano. El del genio que ve el futuro antes que los demás, incomprendido pero finalmente triunfante a fuerza de tesón y genialidad. Es muy fácil ir de museo en museo haciendo talleres y hablando de innovación educativa y de los equivocados que están todos. Cuando el taller o la charla acaba todo lo dicho ni tiene fundamente, ni tiene consecuencias en nada. Es humo, palabrería. Creen que hablan de educación, pero no lo hacen porque olvidan el contexto, olvidan la dimensión institucional de la educación, olvidan que la educación es el proyecto de toda una sociedad, olvidan los condicionantes sociales, económicos, políticos… Experimentos con gaseosa.

Pero no dudes ni por un momento, que en el próximo evento educativo, en el próximo sarao de Telefónica, en el próximo informe pagado por Microsoft, allí estarán con su relato de heroicidad, creyendo que hablan de educación cuando hacen marketing de sí mismos.

Comparemos un encuentro como el EABE con uno de estos espectáculos. ¿Quién habla en cada uno ellos? ¿Qué se dice en uno y en otro? ¿Qué contextos se tratan en uno y otro sitio? ¿Quién paga la cuenta de gastos?

En el EABE tenemos el ejemplo de un “conocimiento situado” producido por “testigos modestos”. Una comunidad haciéndose cargo, en lugar de un líder conduciendo a un grupo.

2 - Loly Álvarez 22.03.2015 - 9:11

Gracias, djs, por tu comentario que más bien tendría la categoría de post. Espero que no lleguemos al hecho de que los centros educativos funcionen como empresas y perdamos la democracia que se vive en dichas instituciones. pienso que con el trabajo lineal, con liderazgo pedagógico, nuestras escuelas seguirán ganando. Un saludo

3 - JC 22.03.2015 - 18:20

Gracias!!!!!

comentar

Por favor, cíñete al contenido propuesto, sé respetuoso contigo y con los demás, con la ortografía y la gramática. Los comentarios pueden ser moderados por una cuestión de SPAM, pero además nos reservamos el derecho a no publicar cualquiera que resulte violento u ofensivo

Acerca de La Colina de Peralías
El blog La Colina de Peralías está hecho con Wordpress 4.8.7 para ZEMOS98.
Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers: