La Célula Mecánica
19.08.2008

De vacaciones, Fuerteventura

por admin

Las vacaciones, es decir, periodo o periodos de tiempo a lo largo del año en los que no se trabaja, son muy importantes para mantener una buena salud mental, descargar del trabajo del año y para divertirse a saco. Este artículo está dividido en dos. En esta primera parte Fuerteventura, Islas Canarias.

Hace tiempo que tenía ganas de volver a Las Islas Canarias. Fui en 1998 con mi padres… quería volver solo. El año pasado me decidí tarde y no había billetes a buen precio y este año casi me pilla el toro. Al final pudo conseguir viajar con Spanair por 200 y pico de euros ida y vuelta a Lanzarote del 6 al 12 de agosto. En Fuerteventura me esperaban Felipe @abrelatas y Quique @enfermero. Tenía por delante una semana de convivencia con la familia de Felipe, toda una experiencia.

Una vez aterrizado en Lanzarote tenía que coger un ferry que me llevara hasta Fuerteventura. Taxi desde el aeropuerto en Arrecife hasta el puerto en Playa Blanca. Lo que me mola del ferry es que si hay sitio puedes cogerlo antes de la hora que marca en tu billete, lo que supone una pequeña turca para los que me tienen que recoger en Fuerteventura ya que me adelanto dos horas a mi llegada.

Saliendo de Lanzarote
No pude disfrutar de Lanzarote, pero vi algo en el trayecto entre el aeropuesto y el puerto. Terreno volcánico a saco, el Parque Nacional del Timanfaya, casas blancas, bajas y cuadradas… me gustó mucho, y eso que solo iba de paso.

Corralejo, isla de Fuerteventura, dejo atrás la isla de Lanzarote y encuentro a Felipe y Quique que me están esperando en el Mercedes Clase A de su tía. Claro está, como decía antes, era una turca llegar dos horas antes por lo que no fuimos a la casa de los abuelos de Felipe a dejar mi maleta, fuimos directamente a la playa.

La estancia en Fuerteventura ha sido toda una experiencia familiar. Cuando se junta, la familia de Felipe es como una piña, con decir que para comer mínimo habíamos 14 personas. El centro de operaciones está situado en Puerto del Rosario.

La hoja de ruta diaria consistía en levantarse sobre las 9:30, desayunar, ir a hacer deporte, ya sean clases magistrales de iniciación a golf o partido de padel, al final el tenis no pudo ser, ni tampoco el voley playa. Sobre las 13:30 a ducharse, poner la mesa y almorzar, café y a la playa.Hay muchas playas, pero la familia va a una playa donde apenas hay gente y se puede estar sin problemas. La arena es fina, hay muchas rocas dentro del agua, solo una zona tiene una apertura a mar abierto sin roca alguna. Toda la semana que estuve por allí estuvo ondeando la bandera roja, fuerte oleaje. Masú, la madre de Felipe, me advirtió que tuviera cuidado con las corrientes de agua ya que son muy fuertes en esta zona y es mejor hacer siempre pie para no terminar engullido por el mar.

La composición del suelo de Fuerteventura, como en el resto de islas, es de roca volcánica, lo que provoca que en algunas zonas esté cubierta de roca y otras de dunas. Justo detrás de la playa donde estabamos hay un pequeño desierto de dunas y allí nos fuimos ha sudar un poco.

Claro está que no faltó una visita turística por la isla.

El objetivo era conocer un poco el pueblo de Betancuria, primera capital de la isla.

Betancuria es una pueblo pequeño orientado actualmente al turismo, no faltan las tiendas de recuerdos, los restaurantes y los turistas. Nos tomamos un respiro y nada mejor que una buena cervecita…

Allí subimos hasta el mirador del valle de Santa Inés junto al mirador de Morro Velosa, donde recientemente han colocado dos estatuas de los Reyes Aborigenes.

También pasamos por pueblos como Pájara, La Oliva o Antigua.

Termina mi viaje teniendo que hacer el recorrido de llegada al contrario, desde Fuerteventura hasta Lanzarote en ferry. Andrés, primo de Felipe, me lleva muy temprano hasta Corralejo, de allí sale el ferry hacía Lanzarote. En el ferry fotografío el amaneces sobre la Isla de Lobo.

Y mientras escucho Vetusta Morla dejo atrás Fuerteventura y una experiencia única, con unas personas maravillosas a las que desde aquí les doy las gracias por acogerme durante una semana y por hacerme parte de su familia. Ya tengo ganas de volver…


– Algunas fotos más en mi Flickr
– La siguiente parte de este artículo estará dedicado a mi viaje a Pekín en septiembre para los Juegos Paraolímpicos.

1

comentarios

comentar

1 - igualemente 31.08.2008 - 18:47

Muy bueno Juan!!, me ha traído recuerdos bonitos. besos

comentar

Por favor, cíñete al contenido propuesto, sé respetuoso contigo y con los demás, con la ortografía y la gramática. Los comentarios pueden ser moderados por una cuestión de SPAM, pero además nos reservamos el derecho a no publicar cualquiera que resulte violento u ofensivo

Acerca de La Célula Mecánica
El blog La Célula Mecánica está hecho con Wordpress 4.8.12 para ZEMOS98.
Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers: