jochimet
13.12.2010

REFLEXIONES SOBRE EL PENSAMIENTO DE PAULO FREIRE (VI). A PROPÓSITO DE LA CALIDAD Y LA EDUCACIÓN.

por José Antonio Jiménez Ramos

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En este momento donde la calidad como objetivo de la educación es un elemento de debate, Freire en el año 1992 ponía de manifiesto cuáles son las condiciones que se han de dar para que la calidad tenga un valor democrático y suponga una posibilidad de mejora para las clases populares.

Sigue leyendo

10.12.2010

UNA VISIÓN DIFERENTE SOBRE EL CONFLICTO DE LOS CONTROLADORES

por José Antonio Jiménez Ramos

 

 

 

 

 

 

 

 

Una carta abierta del Coronel Martínez Inglés, historiador y militar democráta y muy comprometido con la Constitución que acaba de escribir al Vicepresidente del Gobierno Sr. Rubalcaba. Me parece interesante divulgarla.

Sigue leyendo

08.12.2010

PISA, ¿UN INFORME NECESARIO?

por José Antonio Jiménez Ramos

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Se ha publicado el Informe PISA del año 2009 y en él se incluyen varias conclusiones que nos atañe directamente como profesionales de la educación y como ciudadan@s, pero este tipo de informes, encargado por un organismo tan sospechoso como la OCDE, se está utilizando para menospreciar la educación, sobre todo la pública y, al mismo tiempo para poner de relieve la necesidad de cambiar no solo las normas sino las práctica educativas.

Sigue leyendo

07.12.2010

REFLEXIONES SOBRE EL PENSAMIENTO DE PAULO FREIRE (VI). LA EDUCACIÓN NO ES NEUTRA NI NO COMPROMETIDA NI APOLÍTICA

por José Antonio Jiménez Ramos

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Este es un pensamiento muy repetido por Freire, la educación no puede ser neutra, porque eso sería una mentira y un engaño y ello no tiene nada que ver con la imposición de sus opciones a los educandos.

Sigue leyendo

05.12.2010

REFLEXIONES SOBRE EL PENSAMIENTO DE PAULO FREIRE (V). PERSPECTIVA HISTÓRICA PARA LA COMPRENSIÓN DEL PAPEL DE LA EDUCACIÓN

por José Antonio Jiménez Ramos


“ Para mí, la historia es tiempo de posibilidad y no de determinación. Y si es tiempo de posibilidad, la primera consecuencia que surge es que la historia no sólo es libertad, sino que la requiere. Luchar por ella es una forma posible de, insertándonos en la historia posible, volvernos igualmente posibles. En lugar de ser persecución constante del pecado en la que me inscribo para salvarme, la historia es la posibilidad que creamos a lo largo de ella, para liberarnos y así salvarnos.

Sólo en una perspectiva histórica en la que hombres y mujeres sean capaces de asumirse cada vez más como sujetos-objetos de la historia, vale decir, capaces reinventar el mundo en una dirección ética y estética más allá de los patrones que están ahí, tiene sentido discutir la comunicación en la nueva etapa de la continuidad del cambio y de la innovación.

Esto entonces significa reconocer la naturaleza política de esa lucha.

Naturaleza política que descarta las prácticas puramente asistenciales de quien cree comprar entrada al cielo con lo que recoge en la tierra de su falsa generosidad.

Pensar la historia como posibilidad es reconocer la educación también como posibilidad. Es reconocer que si bien la educación no lo puede todo si puede algo. Su fuerza, como acostumbro decir, reside en su debilidad. Una de nuestras tareas, como educadores y educadoras, es descubrir lo que históricamente es posible hacer en el sentido de contribuir a la transformación del mundo que dé como resultado un mundo más “redondo”, con menos aristas, más humano, y en el que se prepare la materialización de la gran utopía: unidad en la diversidad.”

Desde el compromiso que Freire tenía con la teología de la liberación, nos plantea como ve la aplicación de los principios de ese pensamiento en el mundo de la educación. Rechaza el determinismo de algunos sobre la historia y cree en la historia como posibilidad y, en consecuencia, como una práctica de la libertad y, en esos mismos términos, cree que la educación es una posibilidad de alcanzar la transformación del mundo, donde se pueda materializar la gran utopía “unidad en la diversidad”

Este pensamiento se encuentra enfrentado a una parte del pensamiento actual, que aún desde posiciones supuestamente progresistas, plantea que la educación escolar no debería ser más que enseñanza y dejar de educar para no perder el tiempo en cuestiones que son baladís; lo importante es que los niños y las niñas aprendan lo que hay que aprender, es decir, los contenidos que son imprescindibles para la consecución del éxito escolar, dejando al margen toda esa parafernalia de los valores educativos que los convierta en ciudadanos y ciudadanas de pleno derecho. Esa labor corresponde a las familias y no a la escuela. Proclaman sin tapujos, que “quieren promover en el sistema educativo los cambios necesarios para poder volver a enseñar” (Manifiesto fundacional de la Asociación Sindical PIENSA-Volens)

Seguiré como y cuánto pueda.

30.11.2010

REFLEXIONES SOBRE EL PENSAMIENTO DE PAULO FREIRE (IV). LA EDUCACIÓN POPULAR Y LOS SUEÑOS.

por José Antonio Jiménez Ramos


Paulo Freire al referirse a la Educación Popular, en su libro Política y Educación dice lo siguiente:

“Niños y adultos participan en procesos educativos de alfabetización con palabras pertenecientes a su experiencia existencial, palabras grávidas de mundo, palabras y temas.

Así entendida y puesta en práctica, la educación popular puede ser percibida socialmente como facilitadora de la comprensión científica que grupos y movimientos pueden y deben tener acerca de sus experiencias. Ésta es una de las tareas fundamentales de la educación popular de corte progresista: insertar a los grupos populares en el movimiento de superación del saber de sentido común por un conocimiento más crítico, más allá del “pienso que es” acerca del mundo y de sí mismo en el mundo y con él. Este movimiento de superación del sentido común implica una diferente comprensión de la historia. Implica entenderla y vivirla, sobre todo vivirla, como tiempo de posibilidad, lo que significa el rechazo de cualquier explicación determinista, fatalista de la historia. Ni el fatalismo que entiende el futuro como repetición casi inalterada del presente ni el fatalismo que percibe el futuro como algo dado de antemano, sino el tiempo histórico que vamos haciendo y que nos va rehaciendo en cuanto sus hacedores. Por eso la educación popular, practicada en un espacio-tiempo de posibilidad por sujetos conscientes o que se van haciendo conscientes, no puedo prescindir del sueño.

Es preciso incluso luchar contra ciertos discursos posmodernos reaccionarios que con aires triunfales decretan la muerte de los sueños y defienden un pragmatismo oportunista y negador de la utopía.

Es posible la vida sin sueño, pero no la existencia humana y la historia sin sueño”

Una reivindicación del sueño frente al fatalismo y determinismo que prevalece en el pensamiento posmoderno. Es necesario para la existencia humana tener sueños y pensar en la utopía, para que la educación se conviertan en un proceso liberador. Como siempre este pensamiento es a contra corriente en los momentos actuales, pero es necesario hacerlo visible.

29.11.2010

REFLEXIONES SOBRE EL PENSAMIENTO DE PAULO FREIRE (III). LA CIUDAD EDUCATIVA Y LOS SUEÑOS

por José Antonio Jiménez Ramos


En las páginas 28 y 29 del libro de Paulo Freire Política y Educación se puede leer:

“Como no hay educación sin una política educativa que establezca prioridades, metas, contenidos, medios, y se impregne de sueños y utopías, creo que no haría ningún mal que en este encuentro soñáramos un poco. Que nos aventurásemos un poco, que corriéramos el riesgo de pensar en ciertos valores concretos que pudieran ir incorporándose a nosotros y a los anhelos de ciudades educativas en este fin de siglo que ya estamos viviendo y que es también fin de milenio.

Uno de esos sueños por los que luchar, sueño posible pero cuya concreción requiere coherencia, valor, tenacidad, sentido de justicia, fuerza para luchar, de todos y todas los que a él se entreguen, es el sueño de un mundo menos feo, en el que disminuyan las desigualdades, en el que las discriminaciones de raza, de sexo, de clase sean señales de vergüenza y no de afirmación orgullosa o de lamentación puramente engañosa. En el fondo es un sueño sin cuya realización la democracia de la que tanto se habla, sobre todo hoy, es una farsa.”

Son palabras dichas en el año 1992 pero que tienen hoy una gran vigencia, porque el mundo actual está desandando los caminos emprendidos en busca de un mundo más justo y, por el contrario, esta sociedad cada vez es más injusta y más desigual. por eso es necesario seguir soñando, por un lado y, por otro, trabajando y luchando para conseguir ese sueño. Y una de las formas de luchar para conseguir ese sueño es transformar la educación, para que se ponga al servicio de un mundo mejor, mas igualitario y más justo.

23.11.2010

REFLEXIONES SOBRE EL PENSAMIENTO DE PAULO FREIRE (II). LA EDUCACIÓN PERMANENTE COMO CONSECUENCIA DEL PROPIO SER HUMANO

por José Antonio Jiménez Ramos


Paulo Freire en su libro “Política y Educación” pp. 24 y 25, nos dice:

“…no es posible ser humano sin hallarse implicado de alguna manera en alguna práctica educativa. E implicado no en términos provisorios, sino en términos de la vida entera. El ser humano jamás deja de educarse, En alguna práctica educativa que no es necesariamente la de escolarización, que por cierto, tal como la entendemos hoy, es bastante reciente en la historia. De ahí que sea posible observar fácilmente cuán violenta es la política de la ciudad, como Estado, que prohíbe o limita o minimiza el derecho de las personas, restringiéndoles la ciudadanía al negar la educación para todos. De ahí también el equívoco en que caen algunos grupos populares, sobre todo, en el tercer mundo, cuando, en uso de su derecho pero yendo más allá de él, al crear sus propias escuelas provocan a veces que el Estado deje deje de cumplir su deber de ofrecer al pueblo educación de calidad y en cantidad. (…) La situación se vuelve cómoda para el Estado. (…) No dejarlo (al Estado) tranquilo jamás, no eximirlo nunca de su tarea pedagógica, no permitir jamás que las clases dominantes duerman en paz. La bandera de lucha de los movimientos populares debe ser alzada noche y día, día y noche, en favor de la escuela, que al ser pública, debe ser democrática, a la altura de la demanda social que se haga de ella y en busca siempre del mejoramiento de su calidad”

Hoy he introducido un elemento esencial de la educación y que supone para las personas algo vital. La educación permanente, más allá de programas económicos, políticos o ideológico, unido de forma indisoluble con el propio ser de la persona. La educación permanente es un proceso humano y como tal a lo largo de toda la vida. Por ello Freire advierte de que no debe ser solamente un opción de las comunidades, sino una exigencia ciudadana hacia los propios Estados, para que cumpla la obligación que tienen al respecto, a través de la escuela pública como la única garante de ese compromiso.

Hasta mañana

22.11.2010

REFLEXIONES SOBRE EL PENSAMIENTO DE PAULO FREIRE (I). LA DIVERGENCIA COMO VALOR EN UNA SOCIEDAD DE PENSAMIENTO ÚNICO

por José Antonio Jiménez Ramos


Dice Paulo Freire en la página 20 de su libro “Política y Educación”:
“…Las diferentes opciones que marcan los diferentes discursos deban alejar del diálogo a los sujetos que piensan y sueñan diversamente. No hay crecimiento democrático fuera de la tolerancia que, a la vez que significa sustantivamente la convivencia entre desemejantes, no les niega sin embargo el derecho a luchar por sus sueños. Lo importante es que la pura diferencia no sea razón de ser decisiva para que se rompa o ni siquiera se inicie un diálogo por medio del cual pensamientos diversos y sueños opuestos pueda concurrir al crecimiento de los que son diferentes y al acrecentamiento de los saberes”

Esta generosidad de pensamiento tan escasa en una sociedad como la nuestra, en donde el poder del pensamiento único obliga a plegarse frente a los que lo imponen como única ley posible para regir el mundo y todos sus grupos humanos. Donde son tomados a broma aquellos y aquellas que pretenden sacar los pies del plato. Donde se pretende que el pensamiento actúe de forma unidireccional en muchos ámbitos de la vida, la política, lo social, lo educativo se ve condicionado por este pensamiento, Freire ve la necesidad de la divergencia de pensamiento y acción como la forma perfecta de democracia porque ello supone una acrecentamiento de los saberes.

Merece la pena reflexionar sobre ello.

07.11.2010

¿EL SISTEMA EDUCATIVO TIENE QUE ESTAR AL SERVICIO DE LOS OBJETIVOS DE LAS FAMILIAS O, POR EL CONTRARIO, LAS FAMILIAS DEBEN ACOMODARSE A LOS OBJETIVOS DEL SISTEMA EDUCATIVO?

por José Antonio Jiménez Ramos

Este artículo está dedicado a un tuitero de pro como es @eraser y su compañera Angela que plantearon en el día de ayer, en el contexto de una reunión de preparación del #EABE11 celebrada en casa de @Miguel__rosa y que hemos etiquetado como #amensilla10, una cuestión que los tenía preocupado y preocupada sobre la educación que recibe su hijo menor.

El asunto con ser peliagudo no es nuevo y recientemente en un periódico provincial se publicaba esta noticia que está relacionada con este debate. De aquí se desprende que conforme hemos avanzado en los derechos de las personas hemos complejizado la situación. Porque lo que hoy es una conquista que ha costado un gran sacrificio a muchas generaciones parece que desde el punto de vista de algunas familias es un recorte de los derechos individuales. Entramos, pues en un terreno que, cuando menos, es resbaladizo.

¿Tienen legitimidad los estados para determinar, mediante procedimientos democráticos, los objetivos de la educación de todos los ciudadanos y todas las ciudadanas? ¿Hasta que punto los estados deben garantizar que a la totalidad de la ciudadanía se le den todas las oportunidades para crecer como personas competentes? ¿Es posible que en las escuelas públicas se garantice adecuadamente que los objetivos educativos se cumplan en su plenitud? ¿Hasta que punto las familias pueden y/o deben desmarcarse de las enseñanzas previstas en su centro, por considerar inconveniente como se llevan a cabo, hasta el punto de cambiar a sus hijos e hijas de centro escolar o bien considerar que no se cumple el principio de la libertad de enseñanza que se garantiza en la Constitución?

Algunas respuestas, se han dado a lo largo de la historia. Vayamos a algunos ejemplos:

- La Escuela Moderna estaba muy cercana a la posición de la libertad de educación que se propugna.

- También tenemos la aportación de la Educación Anarquista, que confía en la educación para la eliminación del Estado.

- Recogiendo este tipo de ideas nos centramos en algunas propuestas educativas como ocurre con PAIDEIA en Mérida que las han puesto en práctica.

- Más adelante en el tiempo A.S. Neill puso en funcionamiento la Escuela Summerhill con una trayectoria que continúa actualmente funcionando con perfil de escuela de la libertad.

- Más o menos contemporáneo podemos descubrir teóricos de la educación que propugna la muerte de la escuela o, mejor dicho, la proclaman.


- En una línea más comprometida por su valor de transformación de la sociedad a través de la educación nos podemos encontrar con Paulo Freire que critica la educación bancaria y propone una educación crítica y abre espacios de compromisos con los estamentos de la sociedad basado en el diálogo, base y fundamento de la actual educación dialógica que algunos propugnan ahora como salida al atolladero actual.

- En la actualidad hay un movimiento muy nuevo que se está abriendo paso en la sociedad norteamericana que resulta una mezcla de libertad de educación y, al tiempo, una garantía publica de la consecución de los principios de un Estado, eso si muy liberal como es EE.UU. Se trata de la escuelas llamadas Escuelas Charter. Hasta tal punto parece que tiene interés este movimiento que el propio Gobierno Obama está desviando dinero de las escuelas públicas hacía este tipo de escuelas.. Claro está este asunto no es tan sencillo como parece, porque hay profundas críticas al sistema, que desde luego está en la línea de dejar en manos privadas los asuntos que corresponden a los Estados. Para un análisis más completo es bueno mirar aquí

Espero haber puesto encima de la mesa un debate necesario sobre el que no hay posturas radicalmente buenas o malas, pero que en mi caso personal si me permite decantarme por una posición en él. Creo que la mejor fórmula para una educación de calidad, equitativa y con perspectiva es la escuela pública, pero no cualquier escuela pública, sino aquella que introduce a las familias en el compromiso educativo diario y que dialoga, colabora, incluye a todo el alumnado y da respuesta acorde a las necesidades de cada una de las personas que en ella están y, todo ello, acompañado por una sociedad que tome conciencia de que ella misma tiene un papel educativo de primer orden y para ello me apunto a la frase de Paulo Freire “La educación no es, está siendo”

Página 10 de 12«...89101112
Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers: