jochimet
24.06.2016

La historia nos da razones de futuro. Un caso real

por José Antonio Jiménez Ramos

Publico hoy este documento real de un mitin de Unidad Popular celebrado el día 3 de diciembre de 1977, víspera de la gran manifestación del 4 de diciembre.

Este documento ha llegado a mis manos gracias al interés de José Jiménez Aparicio, exmilitante del Partido Andalucista y del que me precio en mantener una buena amistad basada más en las coincidencias ideológicas a pesar de mi militancia en IUCA, que en el cultivo del roce permanente. Compartimos objetivos políticos similares y aunque en ocasiones hemos tenido discrepancias claras, nunca han sido un obstáculo para nuestras confluencias de objetivos políticos.

Le agradezco la confianza que ha puesto en mí para darle difusión a este documento, en el entendimiento de que la historia no se puede despreciar, porque su conocimiento nos hace más libre y, sobre todo, nos permite dar una dimensión mayor a los acontecimientos actuales y futuros.

El interés del documento se muestra  por su lectura fluida y por el conocimiento en que circunstancias se redactó y para quienes. El documento está redactado  personalmente por José María de los Santos López, fundador de ASA (Alianza Socialista Andaluza) así como del Partido Socialista de Andalucía (PSA). El contexto es su propio pueblo, El Viso del Alcor,  e iba dirigido a todo los sectores de la izquierda visueña que se aglutinaban en torno al propio PSA y al PCA.

Como es fácil deducir de su lectura, los planteamientos son muy similares a los que hoy se considera muy necesarios para doblegar la situación política actual. Aunque la materia del documento sea en el caso del año 1977, la consecución de una autonomía que era la esperanza para miles de andaluces y andaluzas para poder abandonar la posición de debilidad social e institucional que tenía en aquel momento nuestra comunidad. Hoy el objetivo sigue siendo casi idéntico y el propio José María lo dice de forma muy clara “A partir de este momento, todo puede ser posible. ¡Todo tiene que ser posible!“.

La persona que leyó este documento fue el propio José Jiménez Aparicio, al que mencionaba al principio y el mitin se celebró en las escalinatas de la plaza del Ayuntamiento.

manifiesto3_12_77_2manifiesto3_12_77_1

3-12-1977

AUTONOMÍA

Nos encontramos celebrando un acto de Unidad Popular para pedir la Autonomía de Andalucía. Sólo este hecho de Unidad Popular merecía la concentración. Y ésto, porque estamos convencidos de que por encima de las actuales divisiones y divergencias de los partidos políticos y sindicatos de clase, está el Pueblo. Es más, porque creemos que el final de la lucha de clases debe ser, tiene que ser, la Unidad Popular. Y si la Unidad Popular es nuestra meta y nuestro destino, debemos ir conquistando espacios de unidad, parcelas de unidad para el Pueblo. Eso es lo que nos convoca hoy.

Pero nuestro Pueblo no es un Pueblo anónimo. Nuestro Pueblo tiene un nombre, tiene una historia, una cultura y personalidad: se llama ANDALUCÍA. Por eso, cuando por encima de nuestras diferencias políticas e ideológicas, hablamos de Unidad Popular, es porque pensamos en el Pueblo Andaluz, porque soñamos con una Andalucía nueva, diferente, sin complejos, dueña de sí misma y de su futuro. Queremos una Andalucía al mismo nivel y con los mismos derechos que los demás pueblos hermanos de España. Queremos que castellanos, aragoneses, extremeños, canarios, gallegos, catalanes, vascos, andaluces….en un plano de libertad, igualdad e interdependencia, formemos esta gran familia de pueblos que es España.

Por eso estamos aquí reunidos, celebrando el “Día de Andalucía”, esta jornada que queremos sea un punto de partida histórico para el pueblo andaluz. Y por eso este punto de partida no puede ser otro que el pedir, el exigir AUTONOMÍA para ANDALUCÍA:

  • porque exigir la autonomía es exigir la libertad para Andalucía. Pedir la autonomía es exigir que se acaben las dependencias de todo tipo: que se acaben las dependencias económicas que han hecho de nuestro pueblo un pueblo de emigrantes, de paraos y analfabetos; que se acaben las dependencias políticas que nos someten a unos grupos que, desde el poder, deciden por nosotros y, en muchas ocasiones, contra nosotros; que se acaben las dependencias culturales, que han destrozado y manipulado nuestros valores humanos, nuestro patrimonio artístico, nuestro paisaje, nuestras tradiciones, y hasta nuestra conciencia de pueblo. Por eso, exigir la autonomía es exigir libertad para el pueblo andaluz.
  • pero exigir autonomía es exigir también justicia. Porque nadie puede comprender que el pueblo andaluz, que tiene riquezas naturales, que quiere trabajar, que posee imaginación y talento, tenga que ser un pueblo subdesarrollado y permanecer a la cola de la renta nacional.
  • exigir autonomía es exigir democracia auténtica, es exigir que el pueblo sea dueño de su destino, que gobierne sus asuntos sin intermediarios, que decida la solución de sus problemas, que administre sus bienes, que potencie su capacidad creativa. En una palabra, es ponerse como meta el a u t o g e s t i ó n, a todos los niveles y en todas las tareas.

Los andaluces sabemos que es mucho el camino que nos queda que recorrer para llegar a la verdadera autonomía, y que son muchos los obstáculos y las fuerzas de resistencia, que, sobre todo, son muchos los intereses que se oponen a que el pueblo andaluz sea un pueblo libre y democrático. Los andaluces sabemos que nuestra tierra una de las bases más peligrosas, la Base americana de submarinos atómicos de Rota; sabemos que en nuestro suelo se mantiene la única colonia europea, Gibraltar; sabemos que los grandes intereses nacionales e internacionales vinculados al Estado español, sigue contando con que Andalucía proporcione materias primas, mano de obra barata y ahorro, sin exigir prácticamente nada a cambio; sabemos que, para ciertas fuerzas políticas, la autonomía que se quiere conceder a Andalucía no pasa de ser una simple descentralización para seguir dominando mejor; sabemos incluso que la autonomía que nosotros pedimos puede ser instrumentalizada para frenar las exigencias de otros pueblos que, como el catalán y el vasco, han sido más radicales que nosotros en sus planteamientos y métodos; sabemos también que en la petición de autonomía hay mucho oportunismo político; sabemos incluso que a un sector de andaluces no interesa la autonomía porque temen que con ella no puedan sostener su situación de privilegio; sabemos también que contamos con un pueblo mantenido mucho tiempo en la ignorancia y en la injusticia y que, por eso, es un pueblo con escasa conciencia de ser pueblo, con poca confianza en sí mismo, indiferente en gran parte para la acción política y ciudadana…

Pero no importa. A pesar de las dificultades, y en base al despertar de nuestro pueblo, celebramos con gozo este día en que mostramos nuestra primera toma de conciencia colectiva como pueblo andaluz. A partir de este momento, todo puede ser posible. ¡Todo tiene que ser posible!

No podemos concluir sin recortar la figura y obra de aquellos pioneros que, como Blas Infante, supieron vivir y morir por la causa de Andalucía. En su memoria y, tomando su antorcha, gritemos nosotros ahora: ¡VIVA ANDALUCÍA LIBRE! ¡VIVA EL PUEBLO ANDALUZ!

EL Viso del Alcor, 3-12-1977

comentar

Por favor, cíñete al contenido propuesto, sé respetuoso contigo y con los demás, con la ortografía y la gramática. Los comentarios pueden ser moderados por una cuestión de SPAM, pero además nos reservamos el derecho a no publicar cualquiera que resulte violento u ofensivo

Acerca de jochimet
El blog jochimet está hecho con Wordpress 4.6.6 para ZEMOS98.
Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers: