Carolink Fingers
24.11.2013

All tomorrow’s parties

por carolinkfingers

No despiertes a la serpiente, no sea que
Ignore cuál es el camino a seguir
(re-viendo hoy Remando al viento)

Nuestras vidas son de emparejar calcetines y llevarlos, al menos una vez por semana, a la guarida de la que se escapan al día siguiente. De ensuciar platos, con comistrajos varios y a ser posible económicos, fregarlos y volverlos a amontonar secos y limpios, en columnas de las que también se escapan pronto. Algunas son vidas que no se pueden permitir la seguridad, que llevan a gala eso de “vivir al día” porque no queda otra, y vivimos al día muy dignamente -lo que puede querer decir empezar a obsesionarse con el $ de cada plato que servimos de almuerzo y cena, o estar apagando compulsivamente llaves de la luz todo el día-. Algunas son vidas que, si bien pueden suspender durante un rato el sentido de la palabra “seguridad”, se ven obligadas a los peajes cotidianos de pasar horas vacías de sentido en trabajos que no nos motivan, codo a codo con personas con las que compartimos competencia.

Sigue leyendo

20.10.2013

Notas de(sde mi) coyuntura

por carolinkfingers

“Gente de mi generación (y de otras) que habéis estado mirando para otro lado mientras lo desmantaleban todo: mierdas”.

Este tuit de hace nueve días fue retuiteado 19 veces y dio lugar a una conversación interesante: un buen tirón de orejas. Fue expresión poco meditada del dolor de enterarme que nos clavaban otra ley contra la que hemos estado luchando. Y caía en uno de los vicios de los que suelo quejarme: achacar a otros la responsabilidad por lo que nos pasa.

Respondía también a una de mis obsesiones recurrentes -creo que compartidas- que se puede formular así: cómo conseguir que todas esas personas que se sienten puteadas se adhieran a alguna lucha. Mi incomprensión aumenta, mes a mes, consejo de ministros tras consejo de ministros, cuando sigue habiendo personas como tú y como yo que no acaban de bajar a sumarse, ni siquiera en espíritu.

El ciclo se alarga, y aparecen manías, distorsiones, desánimos. Algunos toman notas de coyuntura enfocando realmente al ‘big picture’ y con mucha más utilidad. Éstas son notas de (des)coyuntura. Escribo desde la escucha de muchas voces, y la pelea conmigo. Sigue leyendo

12.09.2013

Del lado de nosotras

por carolinkfingers

P1040711

Estoy harta de que salir de casa siempre conlleve gastar. También de que quedarse en casa consista en lo mismo. Estoy harta de que mi “estabilidad” penda de un hilo y de que el equilibrio no sea más que una ilusión, como para tanta gente. Estoy harta de la vuelta al cole, de su demagogia barata, de la disciplina consumista que impone y de la propaganda de docilidad. Estoy harta de que el colegio sea un aparcaniños para muchos de nosotros, que no podríamos dar a nuestros hijos ni remotamente un precario bienestar si no fuese por los colegios, porque sin acudir a un trabajo, sin atender a unas obligaciones, sin limpiar la casa ajena -aunque esta casa sea una empresa de diseño industrial de las maravillas-, no tendríamos con qué poner a la noche un plato de sopa delante de ellos. Sigue leyendo

24.08.2013

Tip Toe (una lectura desde Eva Illouz)

por carolinkfingers

cuídate de mí amor mío
cuídate de la silenciosa en el desierto
de la viajera con el vaso vacío
y de la sombra de su sombra
de Árbol de Diana (1962) – Alejandra Pizarnik

En el mercado del amor, muchas participan como consecuentes jugadoras, algunas como comparsas que no pueden evitarlo, y pocas consiguen enfocarlo con la suficiente franqueza, distancia y frialdad. Es el mercado del amor contemporáneo, a través de la lectura de Por qué duele el amor de Eva Illouz. En él, no todos los actores participan con las mismas reglas. Como si se tratase de un juego de damas trucado, en el que cada color de fichas cuenta con unas habilidades, armas y poderes distintos. Un juego de “damas” y “caballeros”, porque éste es un libro del amor romántico heterosexual, aunque en numerosas páginas podrían reconocerse dinámicas válidas para todo tipo de parejas.

En ‘Por qué duele el amor’ se dibuja la distorsionante tensión entre la “autonomía” y el “reconocimiento”, y la distribución de géneros entre esos dos polos de la “arquitectura amorosa”, en términos de Illouz. Si consigo hacer una mediana descripción, en los próximos párrafos, es lo que me interesa para este texto:

Sigue leyendo

17.08.2013

Salir de casa para encontrarte en casa

por carolinkfingers

No es nuevo que en este pueblo, mi lugar de vacaciones cuando era niña, al que vuelvo por unos días siempre en verano, me siento un poco alienígena. Mi madre, que es de aquí, también dice sufrirlo. Somos las que venimos. La permeabilidad que se da entre el lugar, sus habitantes y yo misma debe salir, si es que, de forma espontánea. No forzar. Ellos cambian. Nosotros cambiamos. Aquí estoy cuatro o cinco días al año. Nos reconocemos, a veces no nos impregnamos.

Hace treinta o veintitantos, todo vecino que pasaba por delante de nuestro jardín me hacía el mismo comentario: “Siempre estudiando, esta niña siempre estudiando”. Sólo me aburría soberanamente en la hora de la siesta y leía sin parar todo lo que caía en mis manos. Igual que ahora.

Sigue leyendo

16.07.2013

La barbacoa, la tetera y el revolucionario™

por carolinkfingers

“La sexta regla es: una buena táctica es aquélla con la que tu gente disfruta. Si tu gente no se lo está pasando en grande, algo falla”
Saul Alinsky, Tratado para radicales

Sobre tácticas y estrategias de la movilización, deben de haber docenas de libros publicados, pero confieso que soy una activista con poco recorrido, así que el libro de Alinksy es de lo poco que tengo en el bagaje. Ok, ¿y qué? ¿De qué nos estamos quejando los que efectivamente sí nos movilizamos desde hace dos años? ¡Oh, hay mucha gente que no se suma! ¡Somos tan pocos! Pues Alinsky ofrece trayectorias hacia el empoderamiento de las personas, para que se organicen y lleven a cabo acciones, que dan mucho gustito por resultar prácticas y motivadoras.

Vamos al lío: nos convocamos el jueves 18 para protestar ante las sedes del PP. Nos convocamos, sí. ¿Quiénes? No tengo idea. Nosotras, nosotros. Cuando me entran suspicacias es… bueno, prácticamente nunca, salvo que un partido político del sistema o un sindicato del poder me esté convocando. Durante treinta y siete años no han conseguido convencerme absolutamente de nada y tengo al menos una década de decepciones constantes.

La convocatoria se mueve con carteles como éste y el hashtag en twitter #BarbacoaDestituyente.

BPOIvHbCIAEPviC

Algunos lo han tomado de modo literal.

Sigue leyendo

07.07.2013

escribir a partir de un texto que se escribió a partir de un texto que

por carolinkfingers

Tengo la manía del diario desde que tenía 6 años. Me gusta la cerveza helada. A mis 39 años he descubierto que bailar es un vehículo de amor y es de las cosas que me proporcionan más placer -aunque mis rodillas lloren más tarde desconsoladas. He entendido pues el significado último de la expresión “que nos quiten lo bailado”. Sufro mucho, siempre estoy sufriendo por cosas, no necesariamente que me pasen a mí. Me muerdo las uñas, pero Sigue leyendo

24.06.2013

La plaga de baile

por carolinkfingers

“… una sociedad formada por personas, «tan inteligentes como sensibles, tan agentes de sus propias vidas como cuidadoras de las de los demás. Si es así, su sexo habrá dejado de ser la variable que determine, al nacer, la posición que ocuparán en la sociedad»

Almudena Hernando, La Fantasía de la individualidad, citado por Elisa G. McCausland en el ensayo “Mis problemas con las Wonderwomen” dentro del libro Radiografías de una explosión (Modernito Books, 2013)

Esta ciudad está cargada de milagros. No es difícil verlos. Es más, cada día es menos difícil ser parte de ellos. Milagros de andar por casa, milagros seglares. Ventanucos perpetrados para mirar más allá de los ahogos cotidianos y obtener un escorzo de las posibilidades que nos esperan, aquí, ahora, mañana, si persistimos, en este cielo en la tierra que nos estamos ganando.

Sigue leyendo

09.06.2013

Los Cualquiera

por carolinkfingers

No valen como muestra estadística, ok. Son Pepito y Margarita Cualquiera. Son mis vecinos desde hace un año y medio. Uno siempre guarda cierta ilusión de encontrarse con vecinos majos cuando se muda de piso. Mi cambio además vino motivado, entre otras muchas cosas, por no poder sentirme ni medianamente bien rodeada en donde vivía entonces -un barrio muy bien de Madrid-.

No se elige a los vecinos, como no se elige a la familia, pero peor. Compartimos un patinillo de esos de cuerdas para ropa y máquinas de ascensor. No tengo más narices que encontrármelos cada día cuando cocino el almuerzo o la cena -cocinar es ETA-.

Y me dejan asistir -no se esconden ni hablan más bajo- a sus conversaciones familiares en la cocina. A su felicidad ausente. Hablo de felicidad porque no puedo hablar de disonancia: no es disonante aquello que no reconoce su propia contradicción.

Sigue leyendo

03.06.2013

Be a mother… stay cool

por carolinkfingers

Una invitación del taller de investigación Amar en tiempos hipsters/Sexo hipster: ¿hablamos de las familias de los modernos y modernas? Y contar lo que descubramos en una videoplaylist al final del trayecto que ha recorrido el grupo de investigación del Intermediae-404 School Not Found, como una de las actividades paralelas en La Casa Encendida. Ésta es una versión resumida de esa charla.

¿Puede haber algo menos hipster que la maternidad?, nos preguntamos hace algunas semanas en una de esas conversaciones entre cañas.

En el taller se ha intentado observar críticamente cómo se nos representa el amor, el “post-amor”, y queríamos revisar también su continuación: la familia. Porque el relato del Amor romántico terminaba tradicionalmente en el “vivieron felices y comieron perdices”, pero no nos contaban cómo cuidaban y criaban de la prole.

Primera aproximación: según Google, no se puede ser moderna+madre+hipster a la vez.

01_madre-moderna-hipster

El hipster, hombre-mujer, vive su ficción de ser autónomo, independiente, consumidor de identidades. En ese contexto, es lógico que la madre sea vista por él como un “otro”, un afuera.

No hay sitio para dos en el cuerpo de la Jovencita“, dicen Tiqqun en Teoría de la Jovencita (Acuarela, 2012). Nuestra jovencita modernona, desenvuelta en las relaciones de lazos débiles y vínculos afectivos volátiles, se hace grande algún día y empieza a echar de menos “reproducirse”.

También dicen los franceses: “A menudo, antes de descomponerse de forma desmasiado visible, la Jovencita se casa. La Jovencita no sirve sino para consumir, ocio o trabajo, tanto da“. ¿Y familia?, nos preguntamos. El “descreímiento” y el abrazo de lo maternal parece venir, eso sí, con cierta edad madura:

Hollywood, con películas como Baby Mama (2008), parece estar emitiendo un mensaje: quizá puedes boicotear los planes de vida en pareja, quizá se pueda vivir sin el amor romántico, a cambio de llevar adelante el otro gran proyecto de la mujer: ser madre.

¿Nos encontraremos con una mujer que, al intentar adquirir una nueva identidad, pretende seguir formando parte de un mundo de tendencias y consumo non-stop? ¿Intentará esta madre moderna reflejar hacia el mundo su “identidad” a pesar de tener que cuidar de otras vidas? ¿Cómo hereda esta mujer maternidades del pasado y cómo se enfrenta a la volatilidad de las relaciones del presente? ¿Cómo se casa lo hipster con las dependencias de la vida?

Una de las tesis o intuiciones de esta conferencia nos llevaba a asegurar que la “opción” de la maternidad que se presenta a las mujeres de la treintena avanzada tiene poco que ver con una “opción” y se parece sospechosamente a cumplir una obligación más de la vida (adulta, aunque anexa a identidades post-adolescentes). El largo viaje del feminismo detuvo (o sufrió una reacción) la emancipación de la mujer de la obligación de la crianza para incorporarla en el arsenal de las opciones de consumo. La adquisición de esta nueva identidad (madre, familia) vendrá acompañada de un sinfín de materiales, complementos, adornos, gadgets.

Sigue leyendo

Página 4 de 41«...23456...102030...»
Acerca de Carolink Fingers
El blog Carolink Fingers está hecho con Wordpress 4.6.5 para ZEMOS98.
Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers: