27 de febrero
10.11.2010

De las NoGoZone a las Zonas Periódicamente Autónomas

por russiandolls

Hacia el final del trayecto de nuestro viaje de regreso del Sahara, FicoEdi y yo estábamos charlando y bebiendo gintonics (por fin) en el vagón-bar del AVE, cuando de repente me dieron ganas de comunicarles mi terrible inquietud sobre lo difícil que veía la resolución del conflicto saharaui. Pareció que mis palabras casi les sorprendieron porque, ahora sé, ellos no piensan en esos términos. Su labor mira a un futuro del “mañana” muy cercano, que construye poco a poco, sin grandes expectativas.

Admirables. No van a desistir porque tienen la fortaleza del que sabe que alguien tiene que hacerlo, sin importarles que se construya sobre arena, sin importarles que, por lo general, su trabajo no sea reconocido. Les mueve el deseo por hacer justicia, por echar una mano a quien más lo necesita. Pensar en si es o no una causa perdida no les interesa y es precisamente esto lo que he aprendido de ellos, lo que muchos deberían conocer.

Un poco antes, en el aeropuerto de Argel, hablando con Kirby GookinMaura Sheehan y Fico (otra vez), aparece por allí Las Utopías piratas de Hakim Bey, ¡qué placer!, qué alegría encontrármelo cuando venía sobrevolando en una nube de libertad, espíritu revolucionario y fraternidad. Era de Maura, que lo había traído para leerlo en sus días en el desierto, pero lo más curioso es que me entero que Fico es uno de sus traductores al español. Por lo visto, los tres son bastante amigos de Nueva York. Coincidencias, que tal vez no lo son tanto.

Ahora que intento poner en orden algunas ideas -en vez de escribir lo que se supone tengo que escribir- como siempre, me desvío por Internet hacia mis deseos y afinidades y recupero a Hakim Bey. Ya hace tiempo que vengo tomando algunas de sus ideas para mis investigaciones y parece que de nuevo se hace irresistible.

La verdad es que tengo que admitir que yo veo TAZs en muchos lugares (o mejor dicho, en muchos momentos). Pero sin duda la experiencia en Tifariti, capital simbólica de los Territorios Liberados del Sahara Occidental, ha sido vivida en una auténtica “Zona Temporalmente Autónoma”, que para ser más exactos habría que incluirla entre las Zonas Periódicamente Autónomas. Este sería, bajo mi punto de vista, el proyecto de ARTifariti, que ha encontrado esta forma para su acción tan consustancial a las prácticas artísticas. Una táctica y una alternativa que aún más me convence de su idoneidad por desarrollarse en tierra de nómadas -y transeúntes.

Si además leemos el texto de las NoGoZone, puede que podemos entender mejor por qué ha sucedido. Digamos que el Sahara Occidental actual se identifica bastante bien con esas zonas prohibidas, olvidadas, de las que nos habla Bey. Esos lugares donde se ejerce un control “espectacular” (el muro sería el más ostentoso, horrible y caro de los atrezzos) pero dudoso a su vez en cuanto a su necesidad. Un lugar del que los medios no hablan, que no interesa, “zonas que caerán por debajo del nivel adecuado de participación en el discurso vacío”. Esta sensación de NoGoZone es la que se tiene tanto en los campamentos de refugiados de Tindoufcomo en los territorios liberados, al menos a mí me lo pareció. Pero además de lo terrible que es estar así, en esa especie de limbo, también se perciben ciertos aires de libertad; quizá la libertad del que no tiene nada que perder porque se lo han quitado todo.

Hay un punto clave en el texto que dice: “Ahora la pregunta crucial: ¿Es posible imaginarse a las NGZ’s desempeñando una función liberadora? (¿De cualquier manera que no sea la reversión a la guerra primitiva, interesante quizá para algunos vikingos Nietzscheanos?) – esto es, ¿puede la NGZ jugar un rol necesario en la emergencia de la TAZ o incluso en la PAZ? ¿Representa la NGZ –de alguna extraña y paradojal manera– el renacer de la posibilidad de lo social?” Al leer estas palabras inmediatamente he pensado en el trabajo desempeñado allí por las Asociaciones de Amigos del Pueblo Saharaui y otras muchas ONGs, pero incluso en el Frente Polisario. Aunque Hakim Bey insiste en la necesidad de una autogestión no jerárquica, pienso que, en cierta manera, la exagerada jerarquía de los polisarios, evidenciada en los distintos cargos y protocolos, está basada en la igualdad. Tendría que ser vista de cerca para saber a lo que me refiero. Sin duda todos comen lo mismo cada día, todos fueron expulsados de sus tierras, todos comparten el mismo sueño.

Desde esta perspectiva y sólo como posibilidad, como propuesta que comparto, me gustaría citar el siguiente fragmento: “Olvidemos la autonomía política –ni República del Bronx sur o estado libre del oeste de Wisconsin—ni enclaves libertarios o zonas anarquistas liberadas, ni ecotopía, ni Nueva África, etc, etc. El espectáculo (incluso en su último jadeo) destruirá implacablemente a cualquiera que amenace el monopolio de la autoridad espectacular. La TAZ, la clandestina tempo/espacial sociedad del festival, provee un modelo mucho más realista para la NGZ que el modelo de micronacionalismo. Lo importante es no levantar escudos ni alzar banderas –la imagen de la libertad (la libertad como mercancía) — pero la realidad de la libertad al nivel de cada día de vida. Podemos prescindir del emblematismo del poder por la posibilidad del poder en nuestros destinos (¡o por lo menos un fracaso no mediado!). Si bien no como una propuesta, tal cual, pero sí que sería interesante quedarse con la idea. De todas formas, creo, que es compartida por la mayoría de los que participamos en ARTifariti, sin con ello negar el propósito político que los saharauis reivindican sino como opción discreta y paralela que ya se está llevando a cabo con éxito.

Más adelante se dice que “La sine qua non de la NGZ como un posible locus para la liberación consiste en la implementación de una economía adecuada para esta función; y la implementación de tal economía depende (por lo menos en parte) de una idea de lo social”. Aquí estaría bien hacer alusión a proyectos de continuidad que se han puesto en marcha como Sahara Libre WearLa Unión de la BarakaEscuelas nómadas, para reconocer en esos pasos la dirección estratégica que se apunta en el texto.

Estaría bien ponernos a imaginar como lo hace Bey “Tratemos de imaginar qué podríamos hacer –ahora mismo- para tornar las NGZ’s en Zonas autónomas, y hurtar nuestra libertad incluso en el “infierno” (…) No estoy totalmente seguro de lo que esto significará, pero me figuro un avanzado y “sin límites” estado de bricolage, no sólo de cosas, sino del sistema entero y sus fragmentos”, esto me recuerda a otros proyectos interesantes que espero que algún día se crucen con el Sahara. “Me imagino un sistema de comunicaciones alternativo, autogestionado y no jerárquico –lo que llamo una telaraña más que una red—la cual debe hacer uso de algunas ideas “cyberpunks”, pero sólo las pobres y toscas” aquí inevitablemente me tengo que acordar de proyectos comoLorea, que afortunadamente ya se han cruzado, abriendo tímidamente nuevas posibilidades de comunicación.

Todo esto, como sea, no como un museo de lo social, pero como viviendo mutando (a la deriva) la práctica situacional o el bricolage nómada de los modelos sociales –experimentos de vida real basados en necesidades extremas y la obsesiva pasión por la libertad. Nadie arriesgará la vida de buena gana por mera ideología en la NGZ –pero la utilidad de ciertos modelos de utopía pueden ser probados.” Yo también animo a pensar, o reconocer, otros modelos de utopías. Están ya “las necesidades extremas y la obsesiva pasión por la libertad” pero, sobre todo, está ya el proyecto que, tal como yo lo veo, ha creado una Zona Periódicamente Autónoma en Tifariti; ese tipo de espacios donde se puede ver “el contraste de los pesados restos del desaparecido triunfalismo con la luminosidad y brillo de los nómadas”

2

comentarios

comentar

2 - Realty 03.04.2011 - 23:21

We are a group of volunteers and opening a new scheme in our community. Your website provided us with valuable information to work on. You?ve done a formidable job and our whole community will be thankful to you.

1 - fico 12.11.2010 - 22:12

Cuando leí el libro T.A.Z. de Hakim Bey me identifiqué y fasciné profundamente con su espíritu anarquista hippy-punk, su romántica y erótica utopía y su tremendo anti-pesimismo. Esta fascinación viene durando muchos años y, con el tiempo, una de las definiciones que más se me ha quedado es cuando Bey explica la TAZ no sólo como un momento histórico sino como “un estado psicoespiritual o incluso una condición existencial”.
El concepto de una zona de autonomía exterior y fuera del control y vigilancia del imperio viene de la época de la guerra fría. El libro de Bey apareció a mediados de los ochenta y la misma noción de la TAZ fue un aporte a la elaboración de una deseada tercera vía, una especie de escape de la dialéctica capitalismo versus estalinismo y una alternativa tanto al capital como a la ideología. Después de la caída del Muro de Berlín y la ascensión del globalismo hegemónico, el concepto de un Afuera o un verdadero espacio de resistencia a la totalidad parece más relevante que nunca.
Como reconoce el propio autor, hay partes del libro que han perdido cierta utilidad, como la dedicada a imaginar el potencial anárquico de internet, ahora convertido según Bey en el “espejo triunfante del capital global”. Aunque no comparto el total desencanto del autor con la red, sí creo que la TAZ existe originalmente en el espacio físico, táctil, corporal e inmediato de la realidad, ya que “no hay sustituto de la vida vivida, la presencia real, la aventura y el riesgo”.
No se que forma pueden tomar las TAZs del futuro pero con toda seguridad han de emerger nuevos movimientos basados tanto en la solidaridad como la diferencia, en oposición a la homogeneidad y la separación de la cultura mercantil y la imagen global. Como afirma Bey en el prefacio a la segunda edición del libro, “nadie puede predecir la forma de este movimiento porque en cierto sentido será post-ideológico tanto como post-religioso: espontáneo, experiencial, popular. Sospecho que será apasionadamente Verde y un tanto anti-civilización, con un toque de tecnofobia ludita. Será “pobre” y profundamente espiritual (no religioso sino quizás chamánico). Será “social” y resueltamente anti-capitalista. Probablemente emergerá del llamado Cuarto Mundo y de la punta de lanza de la resistencia contra el imperialismo genético y el neocolonialismo multinacional. Adoptará diferentes formas en distintos sitios, evitando grandes confrontaciones, usando nuevas tácticas de resistencia de guerrilla y abriendo nuevos tipos de areas liberadas de espacio / tiempo.”

comentar

Por favor, cíñete al contenido propuesto, sé respetuoso contigo y con los demás, con la ortografía y la gramática. Los comentarios pueden ser moderados por una cuestión de SPAM, pero además nos reservamos el derecho a no publicar cualquiera que resulte violento u ofensivo

Acerca de 27 de febrero
El blog 27 de febrero está hecho con Wordpress 4.8 para ZEMOS98.
Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers: